Ana Peleteiro, la vida en un minuto


Desde que Ana Peleteiro inicia la carrera hasta que toma tierra, en Glasgow, apenas pasan diez segundos. Y antes de llegar al minuto daba rienda suelta a todas las emociones que llevaba dentro. Es el tiempo que tardó en constatar que había hecho el mejor salto de su vida, el que le ha valido para proclamarse campeona de Europa en pista cubierta y hacerse con el récord de España en el triple salto. Así de duro es el deporte de élite, diez segundos y menos de un minuto detrás de los cuales hay miles de horas de trabajo, de entrenamientos, de repeticiones, de sinsabores. Y nadie garantiza que el día grande un nulo, una lesión, un despiste o un contratiempo puedan echar por la borda toda esa preparación.

Ana Peleteiro conoce de primera mano las trampas que puede encerrar el camino hacia la gloria. «Me enorgullece que los más jóvenes me vean como tal y me cojan de ejemplo como una deportista que superó dificultades que ella misma creó, que no todo en la vida es de color de rosas», decía esta misma semana en una entrevista a Xosé Ramón Castro. Hace poco más de un mes advertía a Alba Cuns (que batió el récord que ella misma tenía en categoría cadete) sobre los riesgos que puede tener el éxito prematuro, de que tan importante es metabolizar bien las victorias como las derrotas, de que la familia siempre es un apoyo seguro.

Viendo esos diez segundos que dibujan el mejor salto de Ana Peleteiro cualquiera se da cuenta de que la atleta barbanzana corre como un guepardo, bate como una liebre y planea como una mariposa. Y tiene algo que quizás se pueda entrenar, pero no fabricar: talento para competir, para sacar lo mejor en las grandes citas. Lo ha hecho más veces. Si a todo eso se le añade la experiencia de quien sabe que pudo salirse en alguna curva, de que no hay miel sin hiel, el futuro promete.

Antes de alcanzar la mayoría de edad se proclamó campeona del mundo júnior y poco después fue tercera en el Europeo de esa misma categoría. Desde entonces y hasta hoy, con los 23 años cumplidos, ha añadido un bronce en Birminghan (Mundial en pista cubierta), otro en Berlín (Europeo) y el oro de Glasgow en el campeonato continental en pista cubierta. La batida es una buena noticia con la vista puesta en Tokio, cada vez más cerca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ana Peleteiro, la vida en un minuto