Noches negras en la «Casa Blanca»

La sonrojante derrota contra el Ájax devuelve a la actualidad los episodios más oscuros del Real Madrid


Dado a apelar a la épica, ni el paso del tiempo, ni sus etapas de gloria han logrado esconder los tropiezos de mayor estrépito del Real Madrid. La sonrojante derrota contra un todavía tierno Ajax devuelve de la memoria a la actualidad los episodios negros vividos en la casa blanca, pesadillas y jarros de agua gélida que demostraron que sobre el césped no hay nadie imbatible.

Leganés

El inicio de la crisis. Todo apunta a que la carta de despedida de Zidane como técnico del Real Madrid comenzó a escribirse el 24 de enero del 2018. Esa noche, su equipo cayó, por 1-2, contra el Leganés en la vuelta de los cuartos de final de la Copa de Rey. Ni la Champions ganada al Liverpool evitó la marcha del técnico galo.

Los 5-0 del barcelona

Sal en la herida. A la historia negra del conjunto merengue también hay que sumar tres goleadas encajadas contra el Barcelona. El 29 de noviembre del 2010, con Guardiola a los mandos, el conjunto blaugrana noqueó por 5-0 a un bloque de Mourinho que no olió el balón durante 90 minutos. 16 años antes, Cruyff hizo lo propio desde el banquillo. Romario, autor de un hat trick, se inmortalizó con su cola de vaca a Rafa Alkorta. Ese fue su homenaje a otro 0-5 del Barcelona en 1974. Cruyff, El Flaco, esta vez sobre el césped, conquistó Chamartín.

El 2-6

Inicio de una época. En su primer año como entrenador del Barcelona, Guardiola logró el primer triplete de un conjunto español al alzar Liga, Copa del Rey y Champions League. En ese año 2009, también endosó un sonrojante 2-6 al conjunto blanco. Fue el último gran batacazo antes del regreso de Florentino Pérez a la sala noble del Bernabéu.

Perdidos en europa

Goleados en Anfield. El chorreo que pronosticó Boluda antes de viajar a Inglaterra se convirtió en el centro de todas las mofas. Era marzo del 2009 cuando el Real Madrid, con Juande Ramos como técnico, regresó a casa tras ser goleado por el conjunto de Rafa Benítez. Torres, Steven Gerrard y Dossena demostraron al entonces dirigente que, en Anfield, el Liverpool nunca camina solo.

Sin Copa del rey

La sentencia de Galletti. El 17 de marzo del 2004, el Zaragoza tumbaba al hasta entonces imbatido Real Madrid de los galácticos (3-2). Un tanto de Galletti en el minuto 110 dejó a los de Queiroz sin Copa.

La maldición de ex

Morientes. El Real Madrid visitó en abril del 2004 el estadio Luis II de Mónaco con todo el trabajo hecho. Había ganado en la ida de semifinales por 4-2 al Mónaco. Allí, sin embargo, se escribió el epitafio de Madrid de los Galácticos. Con Zidane, Beckham, Figo, Ronaldo y Raúl sobre el césped monegasco, fue un ex de la casa como Morientes quien, acompañado por Giuly, apearon a los blancos de su competición fetiche. Ahí comenzó un calvario de seis temporadas sin pasar de octavos.

Centenariazo

En el Bernabéu. Ayer se cumplieron 17 años de un partido que pasó a los anales del fútbol español. El Dépor de Irureta, Tristán, Fran, Valerón y Mauro Silva aguó un 100 aniversario que terminó convertido en el histórico Centenariazo. Sergio y Tristán adelantaron a los blanquiazules, mientras que Raúl acercó a su equipo en el marcador. No sirvió de nada. El Madrid, que había descorchado el champán antes de tiempo, vio como era el conjunto coruñés el que ganaba la Copa.

Odense

El frío danés. En la 94-95, un desconocido Odense pasó a formar parte de la leyenda negra del Real Madrid. En octavos de final de la UEFA, aquel equipo comandado por Redondo, Laudrup y Zamorano cayó en casa por 0-2 contra el conjunto danés. A pesar de la victoria blanca por 2-3 en la ida, Pedersen y Bisgaard ajusticiaron a Cañizares. Imperial fue la actuación del portero visitante, un Hoegh que lo detuvo todo. A pesar de que el conjunto de Valdano alzó la Liga, la derrota contra la cenicienta de la competición quedó instaurada en la memoria colectiva.

Las ligas de Tenerife

El «déjà vú». El estadio Heliodoro Rodríguez López se convirtió a principios de los años 90 en terreno vedado para madridistas. Dos ligas perdidas de forma consecutiva en los años 1992 y 1993 se instalaron a fuego en el imaginario merengue. En la primera, el conjunto blanco se adelantó con goles de Hierro y Hagi. Cuando parecía que la fiesta comenzaba, Estebaranz recortó distancias y Rocha, en propia puerta, puso las tablas. Un error de Chendo, aprovechado por Pier, acabó con el dramático 3-2.

Un año después, ya con Benito Floro en el banco, la historia volvió a repetirse. Dertycia adelantó a los isleños y Chano, antes del término del primer tiempo, firmó el 2-0. A pesar de que el conjunto capitalino reclamó varios penaltis, no hubo reacción posible. Tenerife se instauraba en la leyenda negra madridista.

La quinta del buitre

Caos en Milán. El 19 de abril de 1989, el Real Madrid de la Quinta del Buitre se presentó en San Siro para disputar la vuelta de las semifinales de la Copa de Europa. Con todo aún por decidirse, nadie esperaba la goleada que encajó el bloque comandado por Butragueño. Ancelotti abrió el marcador para batir a Buyo, mientras que Rijkaard y Gullit pusieron el 3-0 antes del descanso. Van Basten y Donadoni terminaron por sentenciar a un Madrid que fue vapuleado 5-0 en Italia.

En Hamburgo

Adiós a la final. En la leyenda negra del Real Madrid también se esconde un episodio dramático en tierras alemanas. Ocurrió en 1980, en el campo de un Hamburgo dirigido por Branco Zebec y que tenía en Horst Hrubesch, Felix Magath y Kevin Keegan a sus principales estrellas. Aunque el Madrid venció en la ida de las semifinales de la competición continental, regresó goleado por 5-1 en el Volksparkstadion.

El caos se instala en el Bernabéu

Óscar bellot

Tras una horrible planificación, el Madrid está sin delanteros, líderes ni técnico

Sopló este miércoles 117 velas el Real Madrid con una nueva amargura en tan citada fecha. El cumpleaños de la entidad de Concha Espina coincidió con la durísima resaca que dejó la eliminación ante el Ajax, que decapitó al rey de Europa tras 1.011 días de monarquía absoluta. El trono lo entregará en sentido estricto el 1 de junio, cuando vea por televisión cómo otra escuadra se ciñe la corona en el Metropolitano 1.099 días después de que los blancos alzasen el cetro en Milán. Hasta entonces, tres meses de larga travesía en el desierto sin más objetivo que finalizar la Liga entre los cuatro primeros y acreditarse así para la próxima edición de su torneo predilecto, que esta vez no acudió al rescate de un equipo fundido. Un valle de lágrimas como no se recuerda desde el curso 2005-2006.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Noches negras en la «Casa Blanca»