María Vilas, bronce en el nacional de 5.000 metros

Pablo Cabana batió el récord de 3.000 metros de 15 años y Paula Otero se impuso en esa misma distancia en categoría femenina


Galicia tuvo protagonismo ayer en el Campeonato de España de larga distancia, que se disputa en la piscina de 50 metros Joan Serra de Mataró. Sobre todo, porque María Vilas dio otro paso más en su evolución para recuperar sus mejores sensaciones de cara a los Juegos de Tokio 2020. La nadadora ribeirense se subió al podio en la exigente prueba de 5.000 metros. Venció la badalonesa Mireira Belmonte, con un registro de 56:10.36. La plata correspondió a Jimena Pérez Blanco, con 56:56.10 y el bronce colgó del cuello de la sirena de Castiñeiras, con 57:16.61.

En la prueba reina masculina, se impuso Albert Escrits, que marcó el récord de la distancia con 52:48.14. La natación gallega se reivindicó con el oro de Pablo Cabana (CN Ponteareas) en los 3.000 metros de categoría infantil, al ganar con 33:17.72, un tiempo que supone la mejor marca nacional de 15 años.

El Liceo, campeón femenino

El Liceo coruñés se adjudicó el triunfo en la clasificación femenina por equipos, gracias al oro de Paula Otero en los 3.000 metros infantiles y el título de Ane de la Fuente entre las júniors con 58.19.10. En esta última clasificación Carla Goyanes (Galaico) fue tercera, con 1:01:37.52.

Además, Gaspar Andrade (Liceo) fue quinto en 5.000 sénior. El Mataró ganó la clasificación general masculina.

María Vilas: «No sé si llegaré a Tokio»

Sofía Toro
Charla entre María Vilas y Sofía Toro en una nueva entrega de «Triunfadoras» María Vilas fue, y es, una de las mejores nadadoras gallegas de todos los tiempos. Pero el esfuerzo al que le sometió su preparación para Río 2016 le produjo un cuadro depresivo y se alejó de la natación un tiempo.

María Vilas fue, y es, una de las mejores nadadoras gallegas de todos los tiempos. Pero el esfuerzo al que le sometió su preparación para Río 2016 le produjo un cuadro depresivo y se alejó de la natación un tiempo. Reconciliada con la piscina, volvió a Pontevedra para tantear el camino a sus segundos Juegos, pero enfocando el día a día de otra manera. Recuperada la sonrisa, protagoniza la tercera entrega de las conversaciones de Sofía Toro con otras deportistas de élite.

Los deportistas de élite vivimos situaciones de presión en torno a la competición en donde las duras cargas de trabajo pueden causar grandes problemas. El caso de María Vilas (Ribeira, 1996), que dejó la natación después de participar, con apenas 20 años, en los Juegos Olímpicos de Río, es uno de los que hacen pensar dónde están los límites del alto rendimiento. Ella decidió dejarlo todo y pasó dos años separada de la piscina, viviendo en Madrid y dedicándose a trabajar y estudiar. Hoy hablamos en la piscina del Centro Galego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra, donde vivió y entrenó la mayor parte de su carrera y donde se prepara desde hace unos meses para volver a su mejor nivel.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

María Vilas, bronce en el nacional de 5.000 metros