El Girona despierta al Madrid y lo aleja de la Liga

Un tanto de penalti de Stuani y otro gol de Portu permiten al conjunto de Eusebio remontar un partido en el que los blancos dilapidan buena parte de sus opciones de hacerse con el título


Andaba el Real Madrid en una nube tras sumar cinco victorias consecutivas en Liga que le habían hecho soñar de nuevo con un título que creía ya perdido. Deambulaba el Girona tras dos meses y medio sin conocer la victoria y rozando los puestos de descenso. Pero un tanto de Stuani, que certificó el penalti que decretó el árbitro por manos de Sergio Ramos en un disparo a bocajarro de David Luiz, y otro de Portu sacaron al conjunto catalán del estado depresivo en que se hallaba sumido y devolvieron a la Tierra a los blancos, que ven cómo se diluyen buena parte de las opciones ligueras que había recuperado reduciendo la semana anterior el Wanda Metropolitano.

Tras hollar con nota las elevadísimas cimas que afrontó en el Camp Nou y el Johan Cruyff ArenA, además de en el fortín rojiblanco, el Real Madrid pinchó cuando menos se lo esperaba, en feudo propio y ante un Girona acuciado en una soleada mañana que prolongó su mala racha cuando le toca jugar a la hora del vermut. Lo hizo además en un día que Solari creyó idóneo para dosificar los esfuerzos de sus guerreros tras semanas de frenesí. Seis cambios introdujo respecto al duelo con el Ajax. Hasta dejó en el banquillo a Vinicius tras doce titularidades consecutivas. Pero pinchó en hueso.

Avisó ya el Girona de salida con una internada de Stuani, que le cogió la espalda a Marcelo y se plantó ante las fauces de Courtois. El árbitro anuló la acción por fuera de juego después de que el belga se jugase el rostro para repeler la bola. Retó luego Portu a Odriozola pero los blancos fueron adueñándose poco a poco del cuero. Necesitaba engarzar mejor el conjunto de Chamartín con Benzema y con los extremos. Lo logró cuando Kroos filtró un balón que Lucas Vázquez, tras una efectiva floritura, estampó contra los puños de Bono. Luego fue Marco Asensio el que trató de ponerle la bola en boca de gol a Benzema pero el francés no llegó por poco. Y nuevamente el balear probó al arquero para culminar una subida de Sergio Ramos, que alcanzó a Paco Gento y Fernando Hierro disputando su partido número 601 con la elástica blanca pero acabó expulsado por doble amarilla a cuenta del penalti y una acción de juego peligroso en el área del Girona cuando intentaba la heróica.

Paso atrás

Asediaban las inmediaciones del arco de Bono los blancos, que reclamaron penalti por derribo de Casemiro a la salida de un córner. No lo estimó el árbitro, que mandó repetir el saque de esquina. Y de esa reedición vino el gol, obra del brasileño conectando con la testa el centro de Kroos después de que el guardameta marroquí despejase el primer intento. El mediocentro está en racha. Ya le marcó al Sevilla y al Atlético.

Al Girona pudo empinársele más el choque si Benzema -que alcanzó los 300 partidos de Liga, el segundo francés en hacerlo tras Griezmann- llega a cubrir los escasos centímetros que le impidieron embocar un pase de la muerte de Odriozola o si a Marcelo no se le va por milímetros un latigazo apuntando a la escuadra. Dos meses y medio sin ganar y 17 partidos seguidos encajado disparan los nervios de cualquiera. Bono tuvo que agigantarse para sostener con vida a su equipo, que respiró cuando el VAR confirmó la decisión del árbitro de anularle un gol a Marcelo por fuera de juego. Estaba claramente en posición adelantada el brasileño cuando recogió un pase de Casemiro que hubiese firmado el mismísimo Modric pero la acción apuntó la mejoría del zurdo, al menos en lo tocante a sus prestaciones ofensivas ya que esta vez sí comprometía al Girona cuando se sumaba al ataque y estuvo a punto de marcar también en la segunda parte con otro zurriagazo que desvió a córner Bono.

A Eusebio no le quedó más remedio que jugársela con un doble cambio al inicio de la segunda parte. Retiró a Pedro Porro y Pere Pons para meter a Aleix García y el Choco Lozano. Un delantero más sobre el verde para una situación límite, aunque lo ajustado del marcador le daba aliento. El Girona acometía cada vez con más fuerza. La suerte se alió con los blancos cuando Aleix García mandó a las nubes el cuero después de que Courtois salvase un remate de cabeza de Lozano. Pero la fortuna que le faltó entonces al cuadro catalán la encontró cuando las manos de Sergio Ramos se interpusieron en un tiro de David Luiz. Convirtió el penalti Stuani para sellar su sexto tanto a los blancos, a los que el paso atrás les costó caro. La madera repelió un derechazo de Portu, pero ni el palo ni Courtois pudieron evitar el tanto del '9' en otra acción posterior que permite al Girona presumir, en un mala campaña, de haber tuteado al Barça y al Atlético antes de detener en seco a un Madrid que llegaba eufórico y ahora se ve de nuevo tercero a dos puntos del Atlético y a nueve del Barcelona. Todo un mundo.

Raúl triunfa en el Bernabéu como en el Camp Nou

La victoria matinal del Girona en el Bernabéu gozó de un sabor especial para el coruñés Raúl García, que esta temporada está utilizando el segundo apellido, Carnero, en la camiseta en honor a su abuelo, recientemente fallecido. El lateral zurdo, que jugó su tercer partido como titular y los tres completos con su nuevo equipo, se fajó con acierto primero con Lucas Vázquez y luego con Bale, al tiempo que sirvió alguno de los centros más peligrosos del encuentro en busca del goleador Stuani.

El defensa, formado en la cantera del Deportivo, pero que ha tenido que abrirse hueco en el fútbol de élite lejos de su tierra, ganó ayer en el estadio madridista con el mismo marcador con que lo había hecho también en Liga en septiembre del 2016 frente al Barcelona en el Camp Nou. Entonces militaba en un Alavés que acababa de regresar a Primera y que no se arrugó contra los Rakitic, Busquets o Neymar, todos titulares, ni tampoco cuando salieron Messi, Iniesta y Suárez a jugar la media hora final. En aquel momento, en una entrevista a La Voz se reconocía con una sensación inigualable: «Es una gran alegría y algo que parece que no te crees hasta que pita el árbitro e incluso momentos después. Parecía que ganar allí era algo imposible, pero se demostró que con trabajo y sacrificio se pueden conseguir grandes cosas».

Raúl, de 29 años, reforzó al Girona en el pasado mercado de invierno, cuando abandonó el Leganés, donde había militado las dos últimas campañas, y se comprometió con el Girona hasta el próximo 30 de junio.

Ficha técnica

Real Madrid: Courtois, Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos, Ceballos (Mariano, min. 73), Lucas Vázquez (Vinicius, min. 57), Benzema y Asensio (Bale, min. 65).

Girona: Bono, Pedro Porro (Aleix García, min. 46), Ramalho, Alcalá, Juanpe, Raúl García, Pere Pons (Lozano, min. 46) Douglas Luiz, Granell, Portu (Valery, min. 82) y Stuani.

Goles: 1-0: min. 25, Casemiro. 1-1: min. 64, Stuani, de penalti. 1-2: min. 74, Portu.

Arbitro: Cuadra Fernández (Colegio balear). Amonestó a Lozano, Alcalá y Casemiro. Expulsó por doble amarilla a Sergio Ramos.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Girona despierta al Madrid y lo aleja de la Liga