El Teucro abre las puertas del cielo

García Lloria y Sergio Pérez se echan el equipo a la espalda para firmar una victoria vital (30-29)


Pontevedra/ La Voz

El Teucro se vació ante el Guadalajara sabiendo que los dos puntos eran decisivos para seguir manteniendo la esperanza de la permanencia. Mostró una imagen casi impecable en gran parte del partido ante un rival que no se lo puso fácil, especialmente en la recta final. Y es que el equipo que saltó a la pista del Municipal poco tiene que ver con el de la primera vuelta. A pesar de tener a jugadores tocados, la solidez defensiva de los de Luis Montes y un Sergio Pérez imparable, supieron echarse el equipo a la espalda, a pesar de las dificultades de los últimos minutos. El Teucro le debe a García Lloria gran parte de un triunfo del que Sergio Pérez también fue protagonista. Cuando un equipo entona el sí se puede desde dentro, esto se traslada a la pista como sucedió en el pabellón pontevedrés. Arrancaron algo más dubitativos pero no dejaron que el marcador se le escapase en ningún momento. A los diez minutos de partido, un 5-7 en el electrónico enchufó a los de Luis Montes, que en los siguientes cinco minutos solo dejaron que el Guadalajara sumase un gol. Ese mínimo margen de confianza se fue recortando a lo largo de la primera parte. El equipo de Hombrados no volvió a ponerse por delante en el marcador en todo el partido manteniendo una renta que en la segunda parte llegó a ser de hasta seis goles. El equipo funcionó con una defensa pivotada sobre los recién llegados Ismael Bela y Vicente Poveda y respaldada con un Lloria, que ayer deslumbró cuando más hacía falta.

Luis Montes tenía la jugada clara con Bela y Poveda en defensa y Cutura y Samu Gómez, en ataque. Con esa intensidad pretendía agotar al Guadalajara, que a medida que veía que el partido se le iba, erraba más. Ni siquiera los rápidos contraataques que arrancaban desde las manos de Hombrados ponían en peligro al equipo local que se cerraba con rapidez. Sergio Pérez, artífice de siete goles, levantó a las gradas en dos lanzamientos en el aire que dejaban abierta la puerta del cielo.

A la vuelta del descanso el partido parecía sentenciado, con un Lloria que seguía marcando la diferencia y el Guadalajara encadenó errores que hicieron más grande la renta local. Y cuando mejor estaban saliendo las cosas para los azules, que veían que los dos puntos se quedaban en casa, el rival se puso serio, tiró de oficio e invirtió la tendencia que hasta ahora dominaba el encuentro. Uno tras otro fueron recortando la diferencia y ni siquiera la exclusión de Márquez por gritar improperios tras una caída afectaron a los de castellanos.

El último minuto fue más decisivo que nunca. Los puntos tenían que quedarse en casa después de pelarlos todo el partido. Dejarlos escapar sería un fracaso y un golpe anímico demasiado duro en un equipo ya maltrecho. Lloria se encargó de llevar el equipo al cielo al parar un contraataque con una diferencia solo de dos goles en el electrónico. Tiempo muerto del Guadalajara a cinco segundos y otra vez el portero vigués hace la parada de la tarde y permite que el equipo siga viviendo su sueño.

La victoria era imprescindible porque este domingo el CAngas y Alcobendas juegan entre ellos. El Teucro se pone ahora con nueve puntos, a uno del conjunto morracense y a tres de los de Madrid. Mostrar otra cara, como la de esta tarde en el pabellón era vital para creer que la permanencia es posible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Teucro abre las puertas del cielo