Rafa Nadal, en Vigo: «Es una realidad que acaba una era»

El tenista confesó que se ve siendo feliz sin el tenis, aunque espera retrasar su retirada


Vigo / La Voz

Rafa Nadal proclama que durante la mayor parte del tiempo es «una persona normal, de a pie», un vecino más de Manacor porque así ha sido educado, explica el tenista, actual número 2 del mundo. Y así se mostró en un acto organizado por el Banco Sabadell en Vigo, hablando con la misma naturalidad de las victorias que de las derrotas, de su pasado que incluyó un triunfo en Vigo en el 2002 a los 16 años y del futuro, que si cumple su intención, pasa por participar en la próxima Davis y en Tokio: «Van a ser unos Juegos espectaculares y haré lo posible por estar», adelantó dejando claro que hasta entonces puede pasar de todo.

Porque Nadal es consciente de que «una era se acaba» a medida que él, Federer, Djokovic y compañía se hacen mayores. «No es una impresión, es una realidad, las cosas no son eternas ni tienen que serlo», afirmó. Y subrayando que espera que el final no sea a muy corto plazo y que por su parte tratará de retrasarlo, también está convencido de que puede «ser feliz sin el tenis», como lo es y lo ha sido durante todos sus años jugando.

De sus máximos rivales indicó también Rafa que «lo lógico es sentir aprecio» por ellos dada la multitud de experiencias compartidas. «Hemos conseguido una relación de máximo respeto dentro y fuera de la pista. Al final esto no deja de ser un juego: ganas, pierdes, es parte de nuestras vidas». Precisamente Nadal se definió como «un buen perdedor». «Las derrotas me han afectado, claro, pero no me han impedido mantener la ilusión y la pasión», explicó sobre la constancia a lo largo de su carrera.

Nadal llegaba a la cita con Vigo pocos días después de caer en la final del Open de Australia en tres sets cuando en el 2012 lo había hecho en un partido de seis horas. También reflexionó sobre eso: «Siendo sincero, la satisfacción personal es mayor en aquel partido de seis horas, con la sensación de que no podía haber dado nada más. Pero si pienso en el futuro, puestos a perder mejor así, porque mi físico no lo hubiera aguantado», indicó.

Buscando las causas de esa derrota reciente, admitió que la lesión anterior y la falta de partidos le habían hecho llegar a la cita «sin plan B». Pero valoró la importancia de una final «inesperada» para él y en la que se plantó «tras meses difíciles y ganado seis partidos con un juego más agresivo» que en el resto de su carrera. En todo caso, repitió lo que había dicho aquel día: «Djokovic fue mejor y cuando pasa eso tienes que felicitarle, darle la mano y seguir trabajando».

Cuenta Nadal que a lo largo de su vida ha tenido «muchas dudas» y que cree que son positivas porque indican «que uno está despierto y no se cree superior», lo que permite «ser cada vez mejor». Sobre el gran récord de su trayectoria, sus once Roland Garros, reconoció que «no es normal porque no se había hecho antes», pero compartió su teoría al respecto: «Como me siento una persona normal, pienso que si yo lo he hecho, vendrá otro y lo hará. Sería bonito».

Confesó que no se siente del todo cómodo con que se le considere un héroe porque nunca ha dejado de sentirse alguien normal. Y defiende que de ahí nace su actual palmarés: «El tenis es una parte importante de mi vida, pero una de las claves de mi éxito es que he podido disfrutar de todas las cosas de las que un joven necesita disfrutar».

Quiere «dar una oportunidad» a la Davis

Nadal es rápido en sus respuestas y contesta con naturalidad a todo por mucho que pueda llevar la respuesta pensada de casa. ¿Le gusta la nueva Copa Davis? «No la he jugado», replicó ante las risas del auditorio. Más allá de eso, y con las reservas de lo que pueda pasar en el tiempo que resta, indicó que quiere participar. «Es un cambio y hay que darle una oportunidad. La anterior me encanta, pero no estaba adaptada a los nuevos tiempos y habitualmente los mejores del mundo no competían. Eso para un torneo no es bueno», valoró.

Preguntado por su referente deportivo español, inicialmente no quiso mojarse, pero luego mencionó el nombre de su amigo Gasol. «Es injusto elegir, pero por nuestra relación y los momentos compartidos, Pau. Ha sido un pionero».

A la vez quiso el tenista reivindicar al los héroes anónimos por encima de los famosos. «Los grandes ejemplos no son gente que triunfa, sino aquellos dispuestos a ayudar a los demás. Para eso se necesita mirar alrededor, los ejemplos más válidos están en el día a día de cada uno».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Rafa Nadal, en Vigo: «Es una realidad que acaba una era»