Alba Cuns, una atleta prodigiosa tras los pasos de Ana Peleteiro

La atleta de Negreira, de 14 años,  mejora las marcas que tenía en cadete la crac mundial de triple salto

Así entrena Alba Cuns La atleta de Negreira mejora las marcas que tenía en cadete la crac mundial de triple

Negreira

Alba Cuns, zancada larga y discurso corto pero en absoluto huidizo, tiene 14 años, las ideas claras y todo el futuro por delante. Se está destapando como una triplista de altos vuelos. Tanto que, en categoría cadete, con una marca de 11,72 metros, ha batido el registro que a su edad tenía la consagrada Ana Peleteiro. Pero no se deja cegar por el brillo de sus galopadas. Sus registros en la pista son homologables a las notas que adornan su expediente académico. Sabe que quiere estudiar arquitectura y, a la par, disfrutar del atletismo sin pararse a pensar hasta donde puede llegar en el mundo del deporte. Toca disfrutar, día a día y, sobre la marcha, ir encauzando, como hasta ahora.

Ana Peleteiro va unos años por delante. Sabe cuál es el camino. También sabe que a veces no es fácil. No conoce a Alba Cuns personalmente, pero ya le han llegado los ecos de sus marcas y se confiesa encantada de que el triple salto siga sumando nombres propios. «Me encantaría coincidir con ella y felicitarla, a ella y a su entrenador», comenta la medallista de bronce en el último Mundial en pista cubierta.

Desde la distancia, con esa ventaja que otorga el ir por delante en el tiempo, si tuviese que darle un consejo envolvería el mensaje en un sustantivo y un verbo: «Tranquilidad y disfrutar». Y se explica: «Cuando eres joven sueñas con lo más grande, no te paras a pensar que pueda haber lesiones o dificultades. Va a haber victorias, pero también decepciones. Hay que saber gestionarlo todo, y no es fácil».

En ese discurrir Peleteiro siempre ha contado con el apoyo incondicional de sus padres, y le recomienda a Cuns que los escuche: «Cuando logré el campeonato del mundo júnior fue una sorpresa para todos. Ya quería ser campeona olímpica y mis padres me decían que tranquila, que hay que tener los pies en el suelo, que otras atletas que tenían peores marcas estaban saltando más». Por eso le sugiere que nunca deje de disfrutar y que no olvide que «la primera victoria puede venir fácil, pero en el deporte de élite lo difícil es estabilizarse».

Si Alba Cuns no cambia, no hay riesgo de que el éxito pueda desviarla del camino. Hasta la fecha, si de algo peca es de precavida: «Os meus compañeiros no instituto tómanme o pelo porque sempre penso que non vou mellorar as marcas». Puede ser una filosofía de vida, porque con los exámenes le sucede algo parecido: «Sempre penso que vou suspender». Y van cayendo los sobresalientes, en la pista y en el aula.

Por delante, en cuestión de semanas, tiene otras dos citas: el 3 de marzo, el Campeonato de Galicia cadete; el 15 y 16 del mismo mes, en Sabadell, el Campeonato de España de la misma categoría. Por delante también está Ana Peleteiro, nueve años más. En categoría júnior ganó el Mundial. Después llegaron más éxitos, como las más recientes medallas de bronce en el Mundial de pista cubierta y en el Europeo al aire libre. «Una marca de 11,72 está genial», reconoce la ribeirense, y le desea lo que es más difícil, «mantenerse en los más alto; peleando y disfrutando seguro que llegará lejos».

Récord cadete aparte, en una cosa sí le gana Alba Cuns: «No se me daban mal las clases, pero no era de sobresaliente».

Mucho gimnasia y un foso con algo de pendiente

Alba Cuns probablemente hubiese destacado en cualquier disciplina deportiva a la que se hubiera dedicado. Cuentan que recientemente probó con el bádminton y no se le da nada mal. Pero cuando tenía diez u once años empezó en la escuela deportiva del Club Atletismo Negreira, como los demás críos a esa edad, pasando por todas las pruebas. Y enseguida descubrió lo que más le gustaba: «Os saltos». Aunque también compite en velocidad, igualmente con buenos resultados.

Ahora, Alba Cuns explica como es su programación semanal: «Ás 7.45 soa o espertador para ir á escola, ata as 14.25. Volvo á casa, xanto, estudo pola tarde e ás 19.30 adestro, luns, martes, xoves e sábado, dúas horas. Ás veces máis». No le cunden: «Estás con compañeiros, falas, pasámolo ben. É unha maneira de evadirse, de non estar sempre estudando. O atletismo é distinto. Pasamos moito tempo xuntos e sempre hai alguén a carón que te apoia».

Capacidad de organización

De la capacidad de organización y trabajo de la joven atleta da fe su entrenador, José Manuel Estévez: «Se algún luns hai a posibilidade de subir adestrar a Compostela, só teño que chamala media hora antes. Sempre está preparada, con todo feito».

Las pistas de atletismo de la Universidade de Santiago le ofrecen la opción de trabajar en su hábitat natural, el que se encuentra cuando compite. En el día a día, en Negreira, lo tiene más complicado. Pero se adapta.

En el gimnasio del instituto le falta espacio para hacer la carrera. Solo puede practicar los pasos previos a la batida, para tomar impulso sobre un conglomerado de colchonetas.

A pocos metros sí hay un foso con una recta, pero la superficie no es tartán, sino gravilla, y tiene algo de pendiente en subida. Cuando puede hacer los saltos en las pistas de la USC o en las competiciones, se multiplica el riesgo de nulos, porque la misma carrera y los mismos pasos la llevan algo más lejos.

Estévez subraya que Cuns tiene un talento natural para el triple salto. Siempre tuvieron claro que era su especialidad, aunque también hace longitud. Pero la primera vez que probó en el triple fue casi sin proponérselo, a petición del Club Millarraio, con el que colabora el Negreira. El entrenador recuerda que «sin prácticamente entrenar, lo clavó». Y a partir de ahí se centra más en esta especialidad.

A Alba Cuns lo que más le gusta es el ambiente que rodea al atletismo. Lleva poco tiempo en las pistas, pero cuando se le pide algún momento que recuerde de una manera especial, quien más quien menos podría pensar que acabaría apuntando a algún récord. Pero no: «O ano pasado, o Campionato Galego sub-16 foi no Barco e fomos un día antes. Estivemos nun hostal, case coma se fose unha concentración. Os de saltos, os de velocidade, os de peso... Foi moi bonito».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Alba Cuns, una atleta prodigiosa tras los pasos de Ana Peleteiro