España desactiva a Macedonia y pasa a la segunda fase

Este jueves se jugará contra Croacia pasar con 4 puntos a la ronda que determinará el acceso a la lucha por las medallas


Colpisa

España se jugará este jueves (20.30 horas, Teledeporte) el liderato del grupo B frente a Croacia después de desactivar por completo a una Macedonia que creó problemas en la primera mitad pero que se encontró con un ciclón hispano en la reanudación y se rindió a la evidencia de la superioridad táctica de la selección de Jordi Ribera.

Le costó a España encontrar un modo de frenar el ataque de siete hombres de Macedonia y quizás los nervios afloraron ante la negación frente a la portería rival. Los postes y las paradas de Mitrevski amargaron los primeros minutos a los hispanos y de hecho, a los quince minutos el guardameta macedonio llevaba nada menos que diez paradas. Porque en defensa, los hispanos tardaron en acoplar a sus centrales en los apoyos y en frenar a un Kiril Lazarov soberbio como siempre. España frenaba a sus pivotes pero se encontraba con la estrella macedonia en estado de gracia, con cinco goles en la primera mitad. Un 5-2 de Macedonia, aprovechando la exclusión de Angel Fernández fue la máxima renta de los hombres de Raúl González. A partir del minuto 10, Gonzalo Pérez de Vargas comenzó a carburar en la portería y la defensa ajustaba mucho mejor el trabajo de defender a siete rivales. Entrerríos se encargó de poner el empate (6-6) e incluso el portero azulgrana tuvo el lujo de colocar el 7-8 desde su portería. España ya había tomado nota al ataque en superioridad de los macedonios y solamente los errores en ataque contra los postes o Mitrevski impidieron tomar ventaja. Incluso España se permitió el lujo de desaprovechar una doble exclusión de Macedonia en el minuto 24, si bien al descanso del partido se marchó con un 12-13 y especialmente con la sensación de que, pese a las dificultades, el equipo había sabido contrarrestar a la Macedonia de Raúl González.

Lo que no estaba en el guión era el inicio de la segunda mitad. Tres balones robados, el segundo gol de Gonzalo Pérez de Vargas y dos contragolpes letales acabaron con el partido. Con la lección aprendida, España saltó a la cancha del Olympiahalle a imponer su balonmano. Y lo hizo desde la defensa. En la primera jugada, Raúl Entrerríos le birló un pase a Kiryl Lazarov. Macedonia había salido muy confiada y España con el cuchillo entre los dientes.

En apenas apenas un minuto, un parcial de 0-3 que creció como la espuma con goles de contragolpe e incluso de Gonzalo Pérez de Vargas desde la portería hasta el punto de obligar a Raúl González a solicitar un tiempo muerto a los tres minutos ya con un 12-18 en el marcador. El técnico vallisoletano se dio cuenta en esos tres minutos fatídicos de su selección de que la suerte ya estaba echada, que el partido se había acabado porque superar una diferencia de seis goles era poco menos que imposible. Así, Raúl González renunció al partido. Se rindió. Abandonó su ataque de siete contra seis, volvió a lo tradicional, sentó a Kriyl Lazarov, Stoilov y Manaskov, tres de las estrellas de su equipo y se resignó a la derrota en espera del partido de hoy ante Islandia que será decisivo para darle el pase a la siguiente ronda.

Por su parte, España también se relajó y por momentos se dedicó a ofrecer espectáculo y agradar al público del Olympiahalle de Múnich. El objetivo primero de luchar por el liderato ya estaba conseguido. Ahora solo queda Croacia.

El liderato en juego Tal y como marcaban las previsiones, croatas e hispanos se disputarán en el último partido de esta fase el liderato del grupo. Ambos han superado a sus rivales con autoridad y ahora dirimirán cuál de los dos accede a la siguiente fase con dos puntos más que el rival, que a fin de cuentas es lo principal de cara a la siguiente fase para meterse en la lucha por las medallas. Pero la empresa será muy complicada. España y Croacia son dos clásicos del podio de los diferentes torneos internacionales. Mientras los croatas han ganado un mundial y cosechado un par de títulos olímpicos, sin embargo no han ganado nunca un Europeo. Algo parecido le ocurre a los Hispanos, que han ganado dos Mundiales y un Europeo, pero no han tocado la cima olímpica. Potencialmente, la selección que dirige Lino Cervar, con la asistencia de los míticos Vori y Dominikovic, es superior a la España de Jordi Ribera. Sus jugadores son titulares en los mejores equipos europeos, la mayoría regidos por entrenadores españoles, y forman un bloque muy compacto y competitivo. Además, el veterano técnico croata ha sabido exprimir al máximo el reglamento con su ataque de siete hombres que pone en jaque a cualquier defensa. La calidad de Duvnjak, que regresa en un momento dulce tras una año de lesiones, es quizás el principal valor del conjunto croata. El central del Kiel reparte juego, crea superioridades, anota con enorme facilidad y además defiende. Es sin duda la pieza maestra del puzzle croata, al que acompaña en ataque otro central como Karacic, versátil y finalizador. También cuenta con un pivote veterano y muy eficaz como Musa y dos laterales de más de dos metros como Stepancic y Vrankovic. Para los extremos, Horvat, Strelk o Mandic son jugadores rapidísimos y muy habilidosos en la finalización. Y en la portería, Sego, discípulo de Juan Carlos Pastor en el Pick Szeged, que acumula un 38% de efectividad. Además, el banquillo también cuenta con excelentes jugadores como Cindric, Bicanic, Kozina o Blazevic, pero que cuentan mucho menos.

La única debilidad que cabría poner al conjunto balcánico es que juega muchos minutos con los mismos hombres, lo que sin duda supone un desgaste enorme para sus principales figuras, algo que ha pagado en varias ocasiones en las competiciones internacionales.

Ficha técnica:

21 - Macedonia: Mitrevski; Georgievski (-), Stoilov (-), Markoski (-), Taleski (-), Kuzmanovski (4) y Manaskov (3) -equipo inicial- Ristovski (ps), Kiril Lazarov (5, 1p), Churlevski (-), Tankoski (1), Filip Lazarov (1), Krstevski (1), Popovski (-), Peshevski (6) y Serafimov (-)

32 - España: Pérez de Vargas (2); Solé (1p), Alex Dujshebaev (2), Raúl Entrerríos (5), Cañellas (2), Ángel Fernández (1) y Aginagalde (3) -equipo inicial- Corrales (ps), Gurbindo (1), Sarmiento (2), Morros (-), Aleix Gómez (6, 1p), Ariño (3), Gedeón Guardiola (-), Figueras (-) y Dani Dujshebaev (4)

Marcador cada cinco minutos: 2-1, 5-3, 6-5, 8-8, 10-10 y 12-13 (Descanso) 13-20, 14-20, 16-23, 19-25, 20-29 y 21-32 (Final)

Árbitros: Brunner y Salah (SUI). Excluyeron por dos minutos a Kuzmanovski, Manaskov, Stoilov y Popovski por Macedonia; y a Ángel Fernández y Gurbindo por España.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la cuarta jornada del grupo B del Mundial de balonmano de Alemania y Dinamarca disputado en el Olympiahalle de Múnich (Alemania) ante unos 10.000 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

España desactiva a Macedonia y pasa a la segunda fase