La ilusión de ganar en Melbourne


El primer grand slam del año, el Australian Open, es una especie de ruleta rusa. Las inevitables preguntas solo tienen respuesta en los tramos finales del torneo. Los jugadores vienen de un período de reposo y de sus respectivas pretemporadas, una época destinada a mejorar los aspectos que creyeron necesarios, sea en la parte física, técnica o emocional/mental. Todo tiene una razón de ser. Los torneos previos no son una verdadera muestra del nivel de cada jugador. Es un factor indispensable para entrar en ritmo de competición. No es un parámetro del nivel logrado durante los meses previos como sucede con los otros tres grandes: Roland Garros, Wimbledon y el USOpen.

Cómo estará Rafael Nadal después de su larga ausencia es imposible de saber. Murray va camino de la retirada debido a los problemas de su cadera y Juan Matín del Potro estará ausente otra vez. El año pasado Novak Djokovic volvió de las cenizas y terminó numero uno del mundo, algo impensable en ese momento. ¿Su nivel alcanzó el esplendor de sus mejores épocas? ¿Roger Federer es el mismo de unos años atrás o es mejor? ¿Nadal podrá superar sus problemas de rodilla y reinventarse? ¿Los jóvenes como Alexander Zverev o Dominic Thiem podrán ganar su primer grand slam? Las respuestas son no y sí. El orden depende de la interpretación de cada uno. Lo único claro es que a medida que el jugador avanza en el torneo, la confianza aumenta, el nivel crece y cada vez juega mejor. Tener una buena zona en el cuadro favorece esa posibilidad. Roger tiene un buen cuadro y la ilusión de que su título número 100 coincida en un grande es un tremendo aliciente. Rafael es una incógnita. Su deserción en el torneo anterior sembró las dudas. Nole es otro que tiene un cuadro favorable para llegar lejos. La nueva generación se elimina entre ellos: Zverev, Thiem, Coric y Kyrgios (peligroso para un partido) están en la misma parte del cuadro. ¿Será el turno de Alexander?

El clima como siempre estará presente. No es un tema menor cuando se juega al mejor de cinco sets. ¿Pronóstico? Mezclar las cartas y dar de nuevo. El tenis no ha cambiado tanto. Es cuestión de esperar.

Tito Vázquez fue tenista ourensano y capitán de Argentina en la Copa Davis

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La ilusión de ganar en Melbourne