El Madrid vacía el Bernabéu

El desencanto con el equipo se traduce en la peor cifra de asistencia en la Liga a Chamartín desde 1994, con solo 44.000 espectadores en la Copa ante el Leganés


El Santiago Bernabéu se vacía. Las cifras son contundentes y demuestran que el adiós de dos leyendas del madridismo como Zidane y Cristiano Ronaldo, la desilusión ante la falta de fichajes de relumbrón y la mala dinámica de resultados del equipo están alejando al aficionado blanco de su estadio. Ante el Leganés, en la Copa, tocó fondo, con solo 44.231 espectadores, el peor dato del curso.

El promedio de espectadores en los nueve partidos ligueros en Chamartín es de 62.708, la cifra más baja desde 1994, en pleno apogeo del Dream Team de Cruyff. De hecho, en Concha Espina se han registrado esta temporada dos de las tres peores entradas de público desde la época anterior al fichaje de Cristiano en el 2009. Solo maquillan las medias los partidos ante el Atlético (78.562 espectadores), el Valencia (69.653), el debut de Solari en casa ante el Valladolid (68.120) y el duelo ante el Espanyol (68.034).

Ante la Real en la última jornada (el día de Reyes) y en el primer partido del campeonato frente al Getafe se congregaron en el Bernabéu 53.412 y 48.346 espectadores, respectivamente. Cifras pobres para un aforo de 81.044 espectadores. Pero mucho más si se tiene en cuenta que al margen de los 51.653 asistentes del duelo ante el Espanyol del 17 de mayo del 2014 (días antes de la final de la Champions de Lisboa y con el Madrid sin opciones de ganar la Liga), hay que remontarse a la penúltima jornada de la campaña 2008-2009 para hallar un registro peor en Liga. Entonces, solo 44.270 personas se dieron cita en aquella noche de mayo para presenciar la derrota del Madrid frente al Mallorca. Sería la última cita sin Cristiano antes de las nueve temporadas del portugués en el club, en las que derribó todos los registros goleadores de su historia.

La ausencia de fichajes de primer nivel y la marcha de Zidane también pesan sobre el aficionado, al que la mala dinámica de resultados del equipo han terminado de alejar. La media de espectadores en los partidos de Liga en el Bernabéu está en casi 4.000 espectadores menos respecto al curso pasado (66.510), que ya había marcado un punto mínimo en la última década.

El fichaje de Cristiano, la conquista de la décima Liga de Campeones en el 2014 y de la undécima en Milán en el 2016 tiraron del público, ya que en las temporadas siguientes (2009-2010, 2014-2015 y 2016-2017) se registraron las tres mayores medias de espectadores (74.316, 73.621 y 71.513), todas a años luz de las cifras actuales.

En la Champions la crisis de público es similar, con 62.748 espectadores de media en Chamartín. La entrada no llegó a los 70.000 espectadores ni siquiera en el primer partido ante la Roma (semifinalista en la anterior edición).

Solo la buena entrada del partido de ida de dieciseisavos de la Copa ante el Melilla (55.243) teniendo en cuenta el 0-4 de la ida y el rival de Segunda B contrasta con la caída general de público en el Bernabéu, aunque el día festivo en el que se disputó (6 de diciembre, día de la Constitución) y los bajos precios de las entradas propios de estos duelos ante equipos de inferior categoría explican la excepción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Madrid vacía el Bernabéu