Nuevo susto de Maradona

El astro argentino, que está entrenando en México, deberá ser operado tras detectársele un sangrado estomacal que, según los médicos. no es grave


Colpisa

Apenas se divulgó la noche del viernes la primera versión sobre el ingreso hospitalario de Diego Armando Maradona, de 58 años, las redes sociales explotaron con mensajes deseándole fuerza y una pronta recuperación. El astro argentino deberá ser intervenido quirúrgicamente en los próximos días, pero el cuadro no reviste gravedad. No es la primera vez que una noticia sobre la salud de Maradona provoca un sobresalto. Al menos una decena de veces el exfutbolista fue hospitalizado en Argentina y en otros países y en algunas ocasiones el cuadro fue grave, como en el año 2000, cuando estuvo al borde de la muerte en una clínica de Uruguay por presión alta y una arritmia cardíaca provocada por su adicción a la cocaína.

De visita en Buenos Aires, el jugador más destacado y a la vez más controvertido de la historia del fútbol local e internacional visitó el viernes por la tarde la Clínica Olivos, en la provincia bonaerense, para someterse a controles de rutina que le exige la Federación de Fútbol Mexicana para prolongar su contrato con el Dorados de Culiacán, en Sinaloa. En el chequeo, los médicos hallaron un sangrado estomacal que, según explicaron a la familia, no es grave y podría estar relacionado con los dos by-pass gástricos a los que fue sometido hace algunos años para lograr que reduzca la ingesta de alimentos y por lo tanto el sobrepeso que amenaza periódicamente su salud en forma integral.

Por eso, el 10 permaneció apenas en observación. Tres horas después de llegar a la clínica salió caminando. No obstante, deberá ser intervenido en los próximos días para suturar la herida antes de regresar a México. Para aclarar que no era nada, Maradona habló con un programa de radio de Buenos Aires y se mofó de quienes especularon con un problema grave. «Los boludos son como las hormigas, están por todos lados», disparó. Aseguró que «no pasó nada» y que estaba «perfecto». «Entré a la clínica con 58 años y salí con 50», aseguró en tono jocoso. A pesar de sus declaraciones minimizando el episodio, durante los estudios Diego Armando Maradona estuvo acompañado por sus hijas Dalma y Gianinna, que iban informando sobre su estado de salud a través de las redes sociales, y también por su hijo Diego Maradona Sinagra, italiano nacionalizado argentino, fruto de un amorío del futbolista cuando jugaba en el Nápoles.

Diego júnior llegó a Buenos Aires hace pocos días junto a su esposa y su bebé de ocho meses para bautizar al niño en Argentina acompañado por su padre y el resto de la familia. La ceremonia se realizó ayer en la capilla de Nordelta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Nuevo susto de Maradona