Missy Franklin: hombros con exceso de carga

El dolor extremo que sufría en las articulaciones abocan a la tetracampeona olímpica de natación a retirarse con 23 años

Missy Franklin
Missy Franklin

La Voz

Veintitrés años, y adiós. Dan igual los cuatro oros, las cinco medallas olímpicas, el récord del mundo de los 200 espalda que pulverizó en Londres en el 2012 y al que nadie se ha acercado todavía. El dolor pudo mucho más. Demasiada carga en los hombros. Adiós a Missy Franklin.

Melissa Jeanette Franklin (Pasadena, Estados Unidos 1995) ya no podía con sus articulaciones. Los Juegos de Río ya no fueron divertidos. No hubo marcas espectaculares. La presión en el agua aumentó y Missy Franklin se sacudía las perspectivas de futuro como podía. La sombra de Phelps es demasiado alargada. Literalmente.

Hasta que ayer, una de las mejores nadadoras de todos los tiempos, con solo veintitrés años de edad, jugó su última carta: la de la despedida. Un adiós público para saludar un renacimiento: «Estoy lista para el resto de mi vida».

No lo estaban para este crítico momento los aficionados a la natación. Siempre se van los mejores. Franklin se lleva a esa nueva vida el actual récord mundial de los 200 metros espalda (2:04.06, crono que firmó con solo diecisiete años de edad) y veintisiete medallas en competiciones internacionales.

En Londres se convirtió en la primera estadounidense en ganar cuatro medallas de oro en una sola edición de los Juegos Olímpicos en cualquier deporte. Al año siguiente ganó seis medallas de oro en los Mundiales de Barcelona.

En aquel momento se le abrieron las puertas del profesionalismo, pero Franklin las cerró de golpe para matricularse en la Universidad de California-Berkeley y competir con los Golden Bears, formando parte del equipo que ganó el campeonato de la NCAA 2015.

Fue también en aquel momento cuando su cuerpo comenzó a darle avisos en tono negativo. La espalda, los hombros, los dolores constantes.

Ayer, la nadadora eligió la página de Internet del canal ESPN para decir adiós y hola al mismo tiempo. «Me costó mucho tiempo decir las palabras: ‘Me retiro’», escribió Franklin. «Mucho, mucho tiempo. Pero ahora estoy lista. Estoy lista para no sentir dolor todos los días. Estoy lista para convertirme en esposa, un día en madre. Estoy lista para continuar creciendo cada vez más para ser la mejor persona y el mejor ejemplo que puedo ser. Estoy lista para el resto de mi vida», aseguraba.

«Esto no es de ninguna manera el final», escribió. «Más bien, elijo ver esto como un nuevo comienzo. La natación ha sido, y siempre será, una gran parte de mi vida y planeo permanecer involucrada en lo que creo que es el mejor deporte del mundo, solo que en una forma diferente», añadió.

Esta hija de canadienses sigue ahora el doloroso camino que tuvo que seguir su padre, un exjugador de fútbol americano que hubo de retirarse por una lesión de espalda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Missy Franklin: hombros con exceso de carga