El Racing se adapta al infierno

Los verdes, tras un comienzo con muchas dudas al caer a Tercera, ganaron los seis últimos partidos y recortan la distancia con el Bergantiños, el líder


El proyecto del Racing de Ferrol para retornar a la Segunda B ya ilusiona a su afición. Tras un duro y dubitativo comienzo, con un 4-0 en casa del Somozas que lo llevó a ser el colista del grupo gallego de Tercera, los ferrolanos sumaron frente al Laracha su sexta victoria consecutiva. En total, diez encuentros sin perder que lo han aupado a la segunda plaza de la clasificación y a disputar el liderato al Bergantiños. Asumir que sin bajar del autobús o con la historia de la camiseta no se ganaban partidos, así como aprender a respetar a los rivales, fue parte de la solución. La humildad y la ambición de un vestuario que nunca se resignó a fracasar, son algunas de las claves de la reacción.

La planificación

Un equipo pensado para el futuro

Carlos Mouriz, el nuevo director deportivo del club, planificó un equipo para el futuro. Todos los jugadores que llegaron (tan solo siguen cuatro de la pasada campaña) firmaron por dos temporadas, la segunda condicionada al regreso a la Segunda B. Se rechazaron ofertas de jugadores con experiencia en Tercera. Esta decisión planteó un doble problema. Construir un nuevo equipo y que la gente de la Segunda B que llegó, muchos de fuera, se adaptaran a la Tercera de Galicia.

EL TÉCNICO

Ponerse el mono de trabajo

El entrenador maño Emilio Larraz, en quien ha depositado su confianza el nuevo consejo de administración del Racing , convenció a sus jugadores de que había que ponerse el mono de trabajo y que, en una situación complicadas, los resultados están por encima del fútbol: «Lo primero es ganar, después ya intentaremos jugar bien», insistió el preparador cada vez que se le preguntaba por el fútbol directo que hace el Racing. El punto de inflexión fue la séptima jornada de liga, en la que los ferrolanos cayeron por 2-1 en casa del Paiosaco. El varapalo, unido a haber perdido en Somozas y empatado en casa con un Céltiga que le hizo tres goles, fue tan duro que los jugadores le vieron las orejas al lobo y se conjuraron en el vestuario para sacar el proyecto adelante.

EL JUEGO

Cambio de sistema

En el arranque de la competición, el Racing se desangraba en defensa. La solución, al margen de la mejor actitud, fue el cambio de sistema. Larraz situó a dos mediocentros defensivos, de trabajo. El equipo pasó a conceder menos y a jugar un fútbol directo para aprovechar su enorme potencial en ataque. Sin un líder nato en el vestuario, Larraz explicó que optaba por dos mediocentros defensivos, Joel López y Pau Bosch, más por su carácter, que finalmente transmitieron a sus compañeros, que por el hecho de ser dos tapones por delante de la defensa.

Pablo rey

El capitán ferrolano marcó diferencias

El momento dulce de Pablo Rey, máximo goleador del equipo con once tantos, solucionó muchos encuentros en ataque. En un equipo con jugadores de talento arriba como Joselu o el sevillano Juan Antonio, el ferrolano dejó patente su enorme calidad, especialmente a balón parado. Diecisiete partidos después de haber sido el colista de la categoría, el Racing es el máximo realizador de Tercera, con 33 tantos y el segundo equipo menos goleado, con 13 goles encajados, tras el UD Ourense, que solo recibió 11.

EL FUTURO

Reforzar una plantilla corta El Racing, tras la marcha del brasileño Leo al Laracha y la grave lesión de rodilla de Carlos García, que estará al menos seis mese de baja, solo dispone de 14 futbolistas. Tener una plantilla corta no fue algo al azar, sino forzado. «Ahora hemos visto lo que pueden dar todos nuestros jugadores y sabemos exactamente lo que necesitamos», dijo el entrenador. El club busca a tres futbolistas para reforzar al equipo en la segunda vuelta.

También en La Voz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Racing se adapta al infierno