Derbi para restañar heridas antes del Mundial de Clubes

Tras la depauperada imagen que mostró contra el CSKA, el Real Madrid persigue una inyección anímica de cara a la defensa del cetro en Abu Dabi frente a un Rayo acuciado


Tras la tumultuosa resaca que dejó la dolorosa derrota frente al CSKA en el duelo que clausuró la fase de grupos de la Liga de Campeones, el Real Madrid recibe al Rayo Vallecano con el objetivo de obtener un triunfo que revitalice su alicaída moral antes de emprender viaje a Abu Dabi, donde la próxima semana tratará de salvaguardar el cetro que porta desde hace dos cursos como campeón del Mundial de Clubes.

La corona planetaria siempre seduce, más aún en tiempos tempestuosos. La oportunidad de alzar un título con el que reivindicarse después de meses de zozobra acapara estos días el interés en Chamartín.

Pero antes toca hacer los deberes en casa ante un Rayo Vallecano que llega acuciado al Santiago Bernabéu, donde sólo ha cosechado dos empates y una solitaria victoria en sus 17 visitas ligueras anteriores, con la brutal goleada (10-2) que encajó en la campaña 2015-2016 como precedente más directo.

Las urgencias del Rayo vienen acompasadas con la necesidad del Real Madrid de lavar su imagen, depauperada en su competición predilecta una tarde que desnudó la tibieza de su segunda unidad y destapó la caja de los truenos de la afición, demudada al ver cómo el CSKA ninguneaba al rey de Europa para infligirle su octava derrota del curso en 24 partidos y la segunda en diez encuentros al dictado de Solari.

El triunfo en su último duelo liguero del año resulta capital para que los locales mantengan el pulso a Barcelona, Sevilla y Atlético, pero precisan además una actuación convincente que permita restañar las múltiples heridas abiertas.

La brecha que se ha generado entre el equipo y su parroquia, que apunta ya al plantel como blanco de su enfado, preocupa en todos los estamentos de la entidad. Inquieta especialmente al técnico, que llamó al cierre de filas para reconducir las aguas antes de que reviente definitivamente el dique. «A lo largo de la historia de este club todo lo que se ha conseguido ha sido a través de la unidad y de la afición», reivindicó este viernes Solari, que demandó ayuda y apoyo a la hinchada tras recordar que los objetivos siguen intactos. «Estamos vivos en todas las competiciones, que son cuatro y requieren de mucha energía. Después, el fútbol es un deporte de competición y tiene picos, mesetas y picos bajos. En esa larga historia, el Real Madrid ha tenido más picos que mesetas y picos bajos», añadió el argentino.

Energía y solidez Solari no baja la guardia pese a la delicadísima situación en la tabla de su adversario, penúltimo con diez puntos. Hace bien. El colista Huesca ya la metió en un brete el pasado domingo pese a que la gran actuación de Courtois le permitió al Real Madrid sacar los tres puntos de El Alcoraz. «El Rayo tiene muchas virtudes, muy buenos inicios y maneja bien la pelota. Debemos salir a ganar desde el minuto uno con energía, orden, solidez y el apoyo de la afición», alertó el preparador de Rosario.

Tiene Solari las bajas de Nacho y Mariano. Optará además por la prudencia con Bale, que tampoco entrenó el viernes tras dañarse el tobillo derecho ante el CSKA. Sensible ausencia de un futbolista que completó un póker de goles la última vez que el Rayo pisó el Santiago Bernabéu. El grueso de la responsabilidad ofensiva recaerá por tanto en Benzema, autor de un triplete aquella tarde en que el equipo que por entonces tutelaba Rafa Benítez avallasó al conjunto que entrenaba Paco Jémez. Lleva cinco encuentros sin marcar el galo desde que firmase una diana antológica en Balaídos y necesita afinar de nuevo la puntería en vísperas de un Mundial de Clubes del que no pudo ser protagonista el año pasado como en las ediciones de 2014 y 2016, donde marcó tres tantos en cuatro partidos.

Al eje de la zaga retornarán Sergio Ramos y Varane un día en el que Marcelo podría seguir rodándose en el lateral izquierdo, devolviendo así a Carvajal a su costado natural. Asensio oposita a la vacante en el once que deja Bale, con Marcos Llorente de nuevo como ancla de una medular a la que volverá Modric y puede que Kroos.

Aunque sólo ha derrotado en esta Liga al Huesca y al Eibar, el Rayo ha competido bien contra los grandes. Peleó hasta el final en el Metropolitano con el Atlético, que le doblegó con un gol de Griezmann superada la hora de partido y tuvo contra las cuerdas en Vallecas al Barcelona, que remontó 'in extremis' con tantos de Dembélé y Luis Suárez. A ese espíritu irredento se agarra Míchel para mantener «la esperanza de sacar algo positivo» del Santiago Bernabéu.

No tiene disponibles a Amat, por sanción, y a Raúl de Tomás, cuya presencia vetó el Real Madrid imponiendo la 'cláusula del miedo' en su cesión. Velázquez se perfila como recambio del central, que había disputado todos los minutos en Liga, mientras Alegría reemplazará al delantero salido de La Fábrica, máximo artillero del Rayo con cuatro tantos, toda vez que Trejo se cayó a última hora de la convocatoria. Siguen lesionados Javi Guerra, Kakuta, Elustondo y Lass.

Alineaciones probables

Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Marcos Llorente, Modric, Kroos, Lucas Vázquez, Marco Asensio y Benzema.

Rayo Vallecano: Dimitrievski, Advíncula, Gálvez, Velázquez, Alex Moreno, Comesaña, Imbula, Embarba, Pozo, Alvaro García y Alegría.

Arbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco).

Estadio: Santiago Bernabéu (18:30h, beIn La Liga).

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Derbi para restañar heridas antes del Mundial de Clubes