El Sky se baja de la bicicleta

Tras ejercer un dominio aplastante en el pelotón en lo económico y lo deportivo, la compañía dejará de patrocinar el equipo en el 2020


El equipo Sky, el mismo que ha ganado seis de los siete últimos Tours de Francia, se queda sin patrocinador al final del 2019. Es una noticia bomba. En la compañía de comunicación británica han entrado nuevos patrones, y no están dispuestos a seguir invirtiendo cerca de 40 millones de euros en un equipo ciclista. Por muy ganador que haya sido, sea, o tenga visos de seguir siéndolo. El pelotón no volverá a ser el mismo. O sí.

Su camino triunfal comienza en el año 2008. Cuando el equipo británico de ciclismo en pista se colgó ocho oros en las Olimpiadas de Pekín. Sky había desembolsado algo menos de un millón de euros en aquel proyecto, y mejor no pudo salir. El éxito espoleó al grupo, propiedad del magnate Rupert Murdoch, a dar un paso más. Salir del velódromo a la carretera con una inversión de 15 millones de euros y un objetivo claro: que un corredor británico se vistiese de amarillo en París. Al frente del proyecto pusieron a Dave Brailsford, el arquitecto de la gloria olímpica del 2008.

En el 2010 corrieron su primer Tour, y en el 2012 lograron su primera victoria en la ronda gala. Bradley Wiggins llevaba la bandera británica a lo más alto del cajón de los Campos Elíseos. Luego vendría Froome. Dominador absoluto hasta el pasado julio, en el que, con el mismo maillot, Geraint Thomas domó con holgura al resto de gallos.

Su presupuesto es, de largo, el más alto del World Tour -el benjamín de los Murdoch, James, es un entusiasta del deporte de la bicicleta y habría sido el encargado de convencer a su padre de esta inversión- pero el dinero ha sido solo parte de la clave de su superioridad.

El equipo británico ha sido el encargado de poner el adjetivo al ciclismo moderno. Fueron los primeros en hacer que los corredores, por muy exaustos que llegasen, se subiesen al rodillo al finalizar la etapa. Hoy en día lo hacen todos los equipos. No solo eso. Han sido pioneros en los procesos de hidratación, recuperación, descanso e incluso higiene de los rodadores.

«El dinero también cuenta claro, tienen en plantilla a tres o cuatro posible ganadores de grandes vueltas», comenta el ciclista Pablo Torres. Algunos de los mejores de la última década han vestido el jersey blanco del equipo británico. Muchos de los que se han marchado, con mejor o peor suerte, lo han hecho para convertirse en jefes de filas de otros conjuntos del pelotón. «Pero lo más importante son los cambios que han introducido en el ciclismo», añade Torres. De la misma opinión es Gustavo César Veloso. El corredor del Porto lo resume de manera sencilla: «Tienen más dinero, fichan a los mejores y les dan los mejores medios».

Su dominio ha levantado filias y fobias en las cunetas. Muchos aficionados han querido ver en esta perfecta máquina un enemigo del espectáculo. Pero los compañeros de gremio escapan de eso. «Es un equipo del que siempre se puede aprender», analiza Daniel López Parada, del Burgos-BH, a lo que Veloso añade: «El ciclismo tiene que estar agradecido a que un patrocinador inyecte tanto dinero como ha hecho el Sky. Todo el ProTour se ha beneficiado». El equipo sigue, pero los mecenas se van. Y hace falta uno nuevo.

Optimismo de cara al futuro para la mejor nómina de corredores

«Nada dura toda la vida. Es ley de vida». Los ciclistas, que conocen la tradicional inestabilidad de espónsors en este deporte, ven con naturalidad y asumen la decisión de los nuevos dueños de Sky.

«Creo y espero que encuentren un nuevo patrocinador, y cuando eso suceda, espero que no varíe demasiado la mentalidad y el staff que tienen», dice Daniel López Parada a través del teléfono.

El mismo discurso, casi incluso con las mismas palabras, lo mantiene el excorrecor del Xacobeo, Gustavo César Veloso. «No es una noticia ni buena, ni mala. Es pura ley de la oferta y la demanda», que ante las dudas de que haya un nuevo bolsillo dispuesto a desembolsar las enormes cantidades que ha venido haciendo el equipo, responde: «¿Por qué no?».

El Sky dejará de existir como tal, pero el conjunto cuenta con corredores con contratos de larga duración. Es el caso del colombiano Egan Bernal, promesa mundial moldeada por Brailsford y el llamado a dar el relevo generacional. ¿Qué sucederá con él? «Cuando un equipo anuncia que se disuelve, los directores deportivos suelen conocer esa situación con anterioridad», comenta Pablo Torres. Eso permitiría cierto cálculo. Lo que es seguro es que se acaba una época. Una gloriosa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Sky se baja de la bicicleta