El fútbol sin balón


Ni falta que hace. A la final más larga de la historia, la eliminatoria que arrancó hace un mes, el 10 de noviembre bajo el diluvio en Buenos Aires, le ha faltado juego y le ha sobrado el balón, y el ruido. Previsible. Nadie pensaba encontrar en el actual fútbol argentino rastro alguno de Di Stéfano, Maradona o Leo Messi; salvo, claro, la furia competitiva del primero y quizá la pasión del segundo. Nada más. Bueno, el mórbido interés por saber si quiénes en su casa resuelven las diferencias a botellazos o con el lanzamiento de gas pimienta, respetarían la casa ajena. El resto, un erial. Un par de jugadores de vuelta a su casa y apenas un par de emergentes centrocampistas que podrían incluso aprovechar el viaje a Europa para hacer parada y fonda.

Argentina representa el balompié tosco y sudoroso, fanático, elemental, la ida y vuelta sin más sentido que la pasión por el escudo y el maltrato a la pelota. Importa tanto la camiseta y el sentimiento que las diferencias podrían solucionarse sobre un ring, en una cancha de tenis o en la calle. O, como diría César Luis Menotti, a cara o cruz. Tanto da. El juego carece de importancia. Quizá por eso, el Bernabéu albergó un espectáculo apasionante en las gradas y plano en el césped, un reflejo de un fútbol que ofrece visitas guiadas -previo pago a la barra bravas de turno- por la vetusta y descuidada Bombonera. Así han entendido el negocio esos grupos que han conseguido secuestrar la pasión, comerciar con los sentimientos y exportar un espectáculo intragable. Aseguran que esta vez han aprendido, que Argentina tramita una ley para poner coto a los más violentos.

Y casi nadie se lo cree.  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El fútbol sin balón