La ola gigante de Illa Pancha

DEPORTES

Miguel

Preparan un evento de surf de nivel mundial aprovechando el pico de «hasta 20 metros» que se genera en Ribadeo en unos días escogidos de cada año

15 dic 2018 . Actualizado a las 16:22 h.

La comunidad surfista gallega aguarda impaciente por las olas gigantes que previsiblemente se formarán en Ribadeo en los primeros meses del 2019. Pero también desde otros puntos con tradición en el deporte de la tabla -apuntan desde la organización- siguen con expectación e interés la cuenta atrás para el Illa Pancha Challenge, «el evento del surf más desafiante que se hará en Europa». Así lo destacan desde la empresa After Surf, con sede en A Coruña y dirigida por Eric Rebiere, profesional francés afincado en Galicia desde hace casi un lustro e impulsor de un proyecto diferente en Galicia y «enfocado a romper las barreras hasta ahora escritas».

La cuenta atrás terminará un día entre enero y marzo, los meses más propicios para que en la costa mariñana confluyan las condiciones meteorológicas que favorecen la formación de montañas de agua de 20 metros de altura. Imposible saber la fecha exacta. «Tiene que haber un fuerte oleaje del norte y viento del sur, lo que unido a los bajos de Illa Pancha, muy rocosos, garantiza las olas gigantes que necesitamos para llevar a cabo la competición», explica Rebiere, que ve «ideal» el entorno ribadense . «En otras zonas de Galicia también se producen olas incluso más grandes, pero en el medio del mar, a 6 o 7 kilómetros de la costa. En Illa Pancha están a solo 50 metros y la competición se puede seguir desde tierra», añade.

El presupuesto de la prueba asciende a 200.000 euros que la empresa After Surf confía en reunir con los patrocinios ya cerrados y los que están por llegar atraídos por la nómina de participantes, prácticamente definida. La inmensa mayoría de los ases mundiales de las olas gigantes estarán en Ribadeo, según confirma Rebiere. Los brasileños Rodrigo Koxa, que ostenta el récord Guinness por la ola más grande jamás surfeada, y Lucas Chumbo, o el alemán Sebastian Steudtner son algunas de las figuras que harán vibrar al público a apenas 15 kilómetros de donde hace 50 años, en 1968, los hermanos australianos Peter y Robert Gulley descubrieron un auténtico paraíso para la práctica del surf, las playas del municipio asturiano de Tapia de Casariego, pegado a la frontera con Galicia.