España, por el camino helado

DEPORTES

CLODAGH KILCOYNE

El bombo depara un tránsito bastante sencillo hacia la fase final

03 dic 2018 . Actualizado a las 08:17 h.

«Quizá no hayan impresionado mucho últimamente». Las palabras del seleccionador noruego, Lars Lagerbäck, trazaban el camino de la redención para España, que el próximo año se jugará algo más que una plaza en la Eurocopa del 2020. La selección tendrá que recuperar sobre terreno helado al menos parte del prestigio perdido. Entre marzo y noviembre del 2019 viajará con frecuencia al extremo norte de Europa, donde se citará con Noruega, Suecia y las Islas Feroe. Tres de los cinco rivales de un grupo, el F, en el que también coinciden Rumanía y Malta.

nuevo formato

Dos clasificadas sin repesca

Los adversarios no deberían asustar al combinado que dirige Luis Enrique, favorecido además, como el resto de selecciones de cierto nivel, por el formato del próximo torneo continental. La UEFA celebrará su 60 cumpleaños con un campeonato que se desarrollará en doce sedes distribuidas por toda Europa (incluida Bilbao) y al que acudirán 24 equipos. Veinte saldrán por clasificación directa de los diez grupos que ayer quedaron configurados en el sorteo de Dublín; sin necesidad de repesca. A España le valdrá con ser segunda en una fase clasificatoria en la que la Suecia postIbra es el principal escollo. Los de Janne Anderson vienen de dejar a Italia sin un Mundial de Rusia en el que después se plantaron en cuartos.

Un peldaño por debajo, la Noruega de Lagerbäck, entregada al sueco para regresar a una Eurocopa que no cata desde el año 2000. El estilo directo que dio éxitos al técnico, tanto en su país natal como en Islandia, es también la receta de su nuevo equipo. Pelearán la condición de sorpresa con una Rumanía dirigida por Cosmin Contra a la que está costando encontrar regularidad bajo la batuta del prometedor Iannis Hagi, hijo del mítico Gica.