¿Es Isco un problema para el Madrid?

El malagueño fue señalado por su técnico que lo apartó de la convocatoria de Champions


Cuando todavía permanecen activos los debates sobre la capacidad del técnico argentino Santiago Solari o el valor real del plantel, el Real Madrid sumó un nuevo problema en la figura de Isco, un futbolista «castigado» por su entrenador.

El martes en Roma se vivió un nuevo episodio que mostró sin ambages que existe un frente abierto. Si Isco todavía no fue titular un solo partido con Solari, en el partido de la Liga de Campeones su situación añadió una muesca más poderosa al quedar excluido de la convocatoria.

La situación contrasta poderosamente con lo ocurrido en la última concentración de la selección española. Isco no solo fue convocado, sino que para Luis Enrique es titular indiscutible del equipo nacional

Mientras Solari, que asumió el cargo a finales de octubre, justifica las reiteradas ausencias de Isco asegurando que está para «tomar decisiones», tampoco se mostró demasiado afectuoso su compañero Marcelo al declarar que «todos los jugadores quieren jugar, pero toca trabajar, ver lo que estás fallando y mejorar».

Isco se significó durante la época de Julen Lopetegui como entrenador blanco como uno de sus más fervientes defensores e incluso llegó a calificar como «una locura» la posibilidad de que despidiesen al técnico, cosa que finalmente ocurrió.

Antes, el 26 de septiembre, fue operado de apendicitis y eso lastró su condición física. Las primeras suplencias con Solari se achacaron a este hecho, pero dejó de ser una explicación en cuanto fue titular con la selección española.

La exclusión de la convocatoria ante la Roma encendió la mecha y los problemas internos salen a la luz. Y, más concretamente, de un desencuentro entre jugador y técnico.

El diario «Marca» relató hoy que Solari ordenó durante un reciente entrenamiento que el equipo que tuviera la posesión del balón contara los pases en voz alta e «Isco le replicó algo así como que bastante tenían con jugar como para también tener que contar».

Falta por ver el recorrido del conflicto y comprobar si Solari e Isco tienden puentes o si, por el contrario, aumenta la distancia entre ambos. Todo un problema para un Real Madrid que necesita desesperadamente recuperar la inspiración de sus mejores futbolistas, y uno de ellos es Isco.

Mientras, es natural pensar que los grandes clubes europeos estarán muy atentos a la evolución del desencuentro porque el español hace tiempo que suena para equipos como Manchester City, Liverpool o Juventus. Aquí tienen una buena «excusa» para lanzarse a por su contratación.

Isco, de 26 años, amplió el pasado año su contrato hasta 2022 y tiene una cláusula de rescisión de 700 millones de euros (800 millones de dólares). Cuando lo firmó era titular e ídolo.

El futbolista no entró en la convocatoria para el partido copero en Melilla que supuso el debut de Solari. Esta ausencia, que en ese momento podía achacarse a las habituales rotaciones del torneo copero, precedió sin embargo a la suplencia ante el Valladolid en Liga, un partido en el que acabo disputando 34 minutos en la segunda parte.

El malagueño fue de nuevo suplente en la visita del Madrid al Viktoria Pilsen en la cuarta jornada de Champions y entró en la segunda parte de un partido resuelto del que acabó disputando 17 minutos. La situación se agravó en Vigo, donde Isco no dispuso de minuto alguno ante el Celta en Balaídos. Ya el pasado fin de semana, fue de nuevo suplente y pisó el césped de Ipurua en los últimos 27 minutos de un partido en el que el equipo blanco ya naufragaba 3-0 ante el Eibar.

En total, 78 minutos de juego en cinco partidos hasta ayer, cuando el jugador se quedó directamente fuera de la lista de 18 de Solari para medirse a la Roma. Una situación complicada para un futbolista que había iniciado el curso como titular indiscutible y que precisamente ante el equipo italiano firmó su mejor actuación individual del curso, en el que también fue el mejor partido del Madrid, con un gran tanto de falta y goleada al actual subcampeón italiano.

El Roma le regala al Madrid un triunfo beatífico

Óscar Bellot

Bale y Lucas Vázquez sellan los tantos que certifican el pase del campeón de Europa a octavos como primero de grupo

Por segunda ocasión consecutiva, el Real Madrid asaltó el Olímpico de Roma, donde obtuvo un triunfo balsámico tras el duro varapalo liguero frente al Eibar, certificando su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones como primero de grupo independientemente de lo que ocurra en la última jornada, en la que recibirá a un CSKA que dilapidó sus opciones de llegar vivo al Santiago Bernabéu cayendo en Moscú ante el Viktoria Pilsen.

Mayúscula ganancia para una escuadra que firmó una primera parte anodina en la que sólo la falta de puntería del Roma le salvó de verse abajo en el marcador y que en la segunda encontró con singular facilidad el tanto que precisaba para liberarse de sus fantasmas y volver a disfrutar sobre el verde. Los giallorossi, que podían haber agudizado la depresión con que el Madrid salió de Ipurua de haber convertido Ünder un gol cantado, le sirvieron en bandeja la diana que poco habían perseguido los visitantes en un primer tiempo en el que apenas dispararon tres veces y con poco peligro. Aprovechó Bale el regalo para redimirse y poner en franquía un pulso que mataría Lucas Vázquez una docena de minutos después.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Es Isco un problema para el Madrid?