La pontevedresa Melania Rodríguez, subcampeona del mundo de doble mini-tramp

Se ha subido al podio en la máxima prueba continental


Melania Rodríguez coge velocidad de crucero hacia su sueño olímpico. La gimnasta pontevedresa se colgó este sábado la medalla de plata en el Mundial de Rusia en la modalidad doble mini tramp. Era su primera competición en categoría absoluta después de revalidar el título europeo júnior el pasado abril. Cuando se subió al podio hace siete meses en Bakú, se sintió con fuerzas para dar el salto de categoría, era vital para poder autoevaluarse entre las mejores del mundo. Entre las júnior ya lo era. Por edad podía escoger si seguía compitiendo en el grupo de entre 17 o 21 años o daba el salto de nivel. Tanto su entrenador, Pablo Hinojar, como ella sabían que era el momento. Ahora confirma los pronósticos al proclamarse subcampeona del mundo tras completar la final con 70.000 puntos.

La pontevedresa se quedó a 2.100 puntos de la sueca Lina Sjoeberg y el podio lo completó la estadounidense Kristle Lowell, en tercer lugar con 67.700 puntos. El top cinco lo cierran la canadiense Kalena Soehn y la argentina Lucila Maldonado, cuarta y quinta, respectivamente.

La categoría en la que se acaba de proclamar subcampeona del mundo no es olímpica, para acudir a Japón 2020 o a los siguientes Juegos (2024) tendría que hacerlo en cama elástica o trampolín. Le queda un largo camino, pero el tesón y la capacidad de trabajo de Melania Rodríguez está al alcance de muy pocos deportistas. Su entrenador, que la acompaña desde que era una niña, resalta de ella su madurez y la competitividad a la hora de disputar una prueba, pero por encima de todo, Rodríguez tienen una cualidad innata para gestionar la presión. Es capaz de ejecutar las técnicas como si leyese un guion, analiza la teoría y traslada a la práctica los ejercicios. A la hora de competir suele mejorar los resultados de los entrenamientos. Tiene esa capacidad desde que con seis años dio sus primeros pasos en el mundo de la gimnasia. Aún no ha tocado techo, pero con la plata en Rusia ha roto el suyo personal. Atrás quedan dos campeonatos de Europa, un campeonato del mundo y tres títulos nacionales júnior. Era el momento de dar el salto de calidad y San Petersburgo confirmó sus aspiraciones. Fue su prueba de fuego y la cruzó con un ejercicio de plata, que la pone en la senda de su objetivo final, llegar a ser olímpica.

Melania Rodríguez revalida su título europeo en gimnasia

nieves d. amil

La gimnasta gana el Campeonato de Europa en doble minitramp

Melania Rodríguez regresó ayer de Bakú (Azerbayán) con la medalla de oro en doble minitramp. Revalida su título del Campeonato de Europa en categoría júnior antes de dar el salto definitivo a sénior. La prueba internacional es la última que la gimnasta, de 17 años, disputa siendo júnior. Y no puede volverse con mejor recuerdo. Venció, con 70.000 puntos, a la segunda clasificada, la rusa Aleksandra Bonartseva, que obtuvo una puntuación de 69.800, mientras el bronce se fue para la portuguesa Sara Guido, con 66.200. Rodríguez señalaba ayer desde Madrid que «fue complicado, la deportista rusa se quedo a centésimas». Por muy pocos que fuesen los puntos, Melania se colgó el oro y ya van dos. «Estoy feliz porque es mi último año como júnior», puntualiza. Al Mundial de noviembre en San Petesburgo acudirá ya en la categoría sénior. Por edad puede escoger si sigue compitiendo en el grupo de entre 17 y 21 años o por el contrario, da el salto a la absoluta. «Mis entrenadores y yo creemos que es lo mejor, estoy preparada, pero soy consciente de la dificultad. Es el top de la disciplina donde el nivel es muy alto», indica Melania Rodríguez, que desde niña lleva a las órdenes de Pablo Hinojar, quien resalta de ella, la madurez y la competitividad a la hora de disputar una prueba y sobre todo, la capacidad para gestionar la presión cuando la exigencia es máxima. Ese tesón que dibuja a la gimnasta es el que le ha hecho llegar tan lejos. No hay que olvidar que la joven deportista becada por el CGTD tiene en su palmarés los últimos dos Campeonatos de Europa, así como el Campeonato del Mundo júnior el pasado año. Ahora deberá asumir uno de los saltos cualitativos más importantes de su carrera. Pero es que el objetivo fin de Melania está en los Juegos Olímpicos. Para llegar a ellos trabaja desde hace años y a pesar de que ve dificultades en conseguirlo para Tokio 2020, no cesará en su empeño. En el 2024 tendrá otra oportunidad. Hasta llegar ahí queda mucho sacrificio deportivo. Ella lo reconocía ayer desde Madrid, poco antes de coger un vuelo de regreso a casa. «En las Olimpiadas no hay doble minitramp, tendría que ser cama elástica o trampolín y es más complicada», puntualiza la gimnasta, que reconoce que «no tiene muchas opciones».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La pontevedresa Melania Rodríguez, subcampeona del mundo de doble mini-tramp