Vieira se une a los correcaminos

El central portugués ya es el sexto jugador del Lugo con más minutos


LUGO / LA VOZ

Solo tres futbolistas en el Lugo han pasado la frontera de los 1.000 minutos a estas alturas del campeonato: Juan Carlos, Fernando Seoane y Carlos Pita. Los tres han sido titulares en todos los partidos hasta la fecha. Iriome se perdió uno y está a las puertas y por detrás está el ucraniano Vasyl Kravets, con dos ausencias forzadas por su internacionalidad. Al grupo se suma también Miguel Vieira (Amarante, 1990), que a pesar de que se perdió los cuatro primeros partidos por falta de ficha primero y adaptación después, no se ha caído del once desde que probó en la jornada cinco. «Estoy bien, estoy feliz porque además de estar jugando estoy aprendiendo. Este es un campeonato muy bueno y cuanto más aprendes eres un jugador más fluido y más completo», dice el central portugués.

Los rojiblancos han mejorado su blindaje en los últimos partidos y Vieira reconoce que «es importante dejar la puerta a cero porque así es más fácil ganar. A todo el equipo, especialmente a la línea defensiva le gusta mucho. Es misión cumplida cuando lo hacemos», reconoce sin perder la sonrisa. Josete se ha convertido en su pareja habitual en el eje de la zaga y Vieira elogia a su compañero: «Es un jugador con mucha experiencia, aprendo mucho con él. No me da vergüenza preguntarle cualquier duda. Es una persona espectacular, que me ayuda mucho. Me siento bien con él».

No le asusta probar cosas diferentes y en un partido de Copa con los rojiblancos se atrevió a jugar por el carril. «Fue bien porque ganamos», dice entre risas. «Personalmente, yo quería ayudar. El míster me preguntó si podía jugar de lateral derecho y le dije que estaba aquí, disponible, como si me quiere de portero. Yo donde me necesite voy a dar lo mejor de mí». Con esa actitud es fácil de explicar por qué Javi López primero y Alberto Monteagudo después han depositado su confianza en el central.

Habla sobre el cambio en el banquillo y la llegada del manchego, «está aquí para ayudarnos y mejorar nuestros aspectos negativos» y asegura que «cada entrenador tiene sus procesos y sus ideas. Respetaba el trabajo de Javi y ahora el de Alberto. Este es un técnico que defiende más arriba, que quiere un equipo más aguerrido, más fuerte y que reaccione con más intensidad a las pérdidas de balón».

Pone el ojo en el próximo rival. El Alcorcón. Los conoce porque «ya los enfrentamos en Copa del Rey y demostraron que son un buen equipo, con una buena línea defensiva. Son un equipo que encajan pocos goles y eso es porque hacen las cosas bien, porque son un equipo que no se dejan penetrar ni con desmarques ni con pases interiores. Pero nosotros les hemos estudiado, lo hemos entrenado y vamos a intentar encontrar espacios». El Lugo está ofreciendo un mejor rendimiento como visitante que como local, aunque en el cómputo global los números de casa son mejores (siete puntos domésticos por los seis que atesoran a domicilio). «Intentamos ser los mejores tanto en casa como fuera, tenemos que ser muy fuertes en el Ángel Carro. Tenemos que ser, como se dice aquí, un fortín y tenemos que aportar mucho más que los rivales», dice el central de cara al duelo de mañana a las 16.00 horas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vieira se une a los correcaminos