La madre de todas las batallas

En busca del nuevo Bobby Fischer, EE. UU. fichó hace tres años a Caruana, que competía por Italia y desde mañana reta a Carlsen en el Mundial


El noruego Magnus Carlsen y el italoestaounidense Fabiano Caruana se citan desde mañana en el Campeonato Mundial de ajedrez. Carlsen defiende las coronas logradas en los años 2013, 2014 y 2016 y parte como favorito en una serie de 12 partidas que se disputarán durante este mes de noviembre en la sala de juego The College (Holborn, Londres).

CARLSEN

El niño prodigio, a por su cuarto título seguido

El 30 de noviembre cumplirá 28 años. Es noruego y favorito al triunfo. No en vano es el actual campeón. Logró su primer título en el 2013, con 22 años, 11 meses y 23 días, lo que le permitió ser el segundo campeón más joven de todos los tiempos, tan solo superado por un mito como Garri Kaspárov (fue su entrenador entre el 2009 y el 2010). Tras Bobby Fischer, también fue el segundo ajedrecista occidental capaz de romper la hegemonía de la escuela soviética. Es gran maestro desde el 2004 (tenía 13 años) y fue el jugador más joven en superar los 2.800 puntos Elo y en alcanzar el número uno del mundo (19 años y un mes). Tras el título del 2013 ante Viswanathan Anand (6,5-3,5), ganó de nuevo en el 2014 al indio (6,5-4,5) y en el 2016 al ruso Kariakin (3-1 en el desempate, tras 6-6 en partidas),

CARUANA

Fichado, para poner fin a la maldición de Bobby Fischer

Nacido en Miami hace 26 años, compitió por Italia durante un decenio, hasta que en el 2015 fue fichado por Estados Unidos, quien le dio una beca en una prestigiosa universidad, al igual que al japonés Hikaru Nakamura y al filipino Wesley So. El objetivo no era otro que conseguir temer un campeón del mundo, algo que no logran desde 1975 (Bobby Fischer). Los padres de Caruana eran italianos, él nació en Miami y en realidad se crio en Nueva York, en donde el profesor Bruce Pandolfini le enseñó los primeros movimientos. Se mudó a Italia con 12 años y luego a España, a los 14 fue nombrado gran maestro y comenzó a representar al país transalpino, hasta que con 22 le llegó la oferta norteamericana. Se quedó a las puertas en el torneo de candidatos del 2016 (Karjakin ganó una partida más que él) y en marzo logró su objetivo, al ganar la cita del 2018 (logró un punto más que Karjakin y que Mamedyarov).

SISTEMA DE COMPETICIÓN

12 partidas en 18 días

El Mundial de ajedrez se disputa desde 1886, aunque entre 1996 y 2006 se celebraron dos competiciones paralelas a raíz de que Kaspárov se apartase de la FIDE. Desde el 2006 se han celebrado 8 finales (Kramnik ganó en el 2006, Anand entre el 2007 y el 2012 y Carlsen desde el 2013).

Este duelo lo disputa siempre el último campeón contra el vencedor de un torneo de candidatos. En el del 2018, Caruana se impuso a otros 7 rivales tras jugar una liguilla a 2 vueltas contra cada adversario, en las que la victoria valía un punto y el empate medio. Caruana alcanzó la final tras sumar 9 y ahora se medirá con Carlsen, al mejor de 12 partidas. Cada duelo se jugará en un día diferente (9, 10, 12, 13, 15, 16, 18, 19, 21, 22, 24 y 26 de noviembre), si bien no hace falta jugar todos si alguien asegura antes el triunfo. El ritmo de juego será de 100 minutos para las primeras 40 jugadas, 50 para los siguientes 20 movimientos y 15 para el resto de la partida, más 30 segundos por jugada.

En el caso de que hubiera empate tras la celebración de estas 12 partidas, se celebraría el desempate el 28 de noviembre. Se jugarían primero 4 partidas de ritmo rápido y, de seguir igualados, cuatro muertes súbitas consistentes en dos partidas relámpago y, por último, un Armagedón.

¿Puede ganarle la intuición a la lógica?

El Mundial solo se podrá seguir por internet. Pero se presume una bonita batalla entre dos jugadores ofensivos que no se acomodarán en defensa.

Dónde ver la final

De pago, por internet

Al margen de verlo en directo, algo muy difícil ya que la sala solo tiene habilitadas 400 plazas VIP, las partidas solo se podrán seguir en un canal de pago por internet (worldchess). Cuesta 17,45 euros. Se estima que más de 600 millones de personas verán la final.

Precedentes

9-5 para Carlsen, además de 17 tablas

El ajedrecista noruego ha ganado 9 de los 31 precedentes contra Caruana (17 fueron tablas), si bien es cierto que el italoestadounidense ha ido mejorando este parcial en los últimos años.

Fortalezas

El juego intuitivo de Carlsen contra la concentración de Caruana

A favor de Carlsen juega su experiencia, ya que afronta su cuarta final, mientras que Caruana se estrena. «Espero que esté sintiendo la presión. Así tendré una ventaja en el arranque. Y si puedo dar un par de golpes en el inicio, no necesariamente en términos de victorias, sino en términos de ponerlo en apuros, entonces la presión sobre él será aún peor», explicaba el noruega a los medios locales. Su variabilidad en las aperturas y su velocidad mental en caso de que se llegue al desempate, en donde los duelos requieren de movimientos rápidos, son otras bazas en favor del actual campeón.

Por otra banda, Caruana llega a la cita en un gran momento de forma y además destaca por poseer una gran capacidad de concentración. Mentalmente es una roca y eso le ayudará a frenar el juego fresco e intuitivo de Carlsen, que muchas veces desmonta a sus rivales por su imprevisibilidad. ¿Será suficiente? La buena noticia para el espectador neutral es que no parece que ninguno vaya a aceptar un rol defensivo, por lo que se presume que será la madre de todas las batallas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

La madre de todas las batallas