Sumyk a Garbiñe: «Que te jodan»

Muguruza, plantada por su entrenador en pleno partido en un cambio al recriminarle que estaba «enfadada», cierra de la peor forma el año en China


Garbiñe Muguruza puso ayer fin a su temporada 2018 de la peor manera, con una amarga derrota y una bronca con su entrenador en plena pista. La campeona de dos grand slams cayó por 6-2 y 6-0 con la china Wang Qiang en las semifinales del torneo de Zhuhai -una especie de Masters B- tras perder los últimos once juegos de forma consecutiva. Pero la imagen del partido, justo antes de desencadenarse su cuesta abajo, la protagonizó junto a su técnico, Sam Sumyk. Cuando el francés bajó a la pista en un descanso en el primer set, con 3-2 para la asiática, para darle unos consejos aprovechando las normas especiales de la WTA que permiten el diálogo en pleno banquillo, se produjo un rifirrafe asombroso en un deporte como el tenis.

«Siempre estás enfadada y no hay manera de hablar con alguien que se enfada siempre», le indicó Sumyk tratando de reconducir la situación. El entrenador canadiense apeló a la línea roja que no está dispuesto a pasar en su relación con Garbiñe, que a sus 25 años acumula varias polémicas en pista. «Hay una regla aquí: yo no hablo con personas que están enfadadas», insistió el técnico francés durante su conversación en ingllés. «No estoy enfadada», negó Muguruza antes de un último intento de su técnico por llevar la conversación de forma constructiva: «Estoy intentando ayudarte». Poco después, zanjó la conversación con un claro «fuck you» -«que te jodan»-, antes de retirarse de la pista.

El vídeo se convirtió en viral en las redes sociales. Pero ninguna de las cuatro preguntas que contestó Muguruza en la sala de prensa trató el tema. La exnúmero uno del mundo cerró así una temporada en la que apenas levantó un título, el de Monterrey en abril. Tras arrancar el año en el segundo puesto del ránking, terminará fuera del top 15.

Acabará 17ª si su rival de ayer, Wang, vence en la final de Zhuhai a la australiana Ashleigh Barty. Si la ganadora es Barty, la aussie superará a Muguruza y la española terminará el curso en el lugar 18 del ránking de la WTA.

Muguruza, que trabajó en su adolescencia con el vigués Alberto López y durante su explosión como profesional con el vasco Alejo Mancisidor, contrató poco después de alcanzar la final de Wimbledon 2015 a Sumyk, un entrenador de renombre. Juntos celebraron el Roland Garros 2016 y el Wimbledon 2017, pero también protagonizaron agrios desencuentros en pista. En el 2016, durante un partido en Indian Wells, la tenista le espetó durante un cambio: «No quiero jugar más. ¿Crees que voy a pelear con 3-0 abajo en el segundo set». En febrero de ese año, en Catar, ya le había soltado en otro descanso mientras escuchaba sus instrucciones: «Dime algo que no sepa», para añadir ante los ánimos del técnico: « Yo no me voy a morir por la bola, yo no».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Sumyk a Garbiñe: «Que te jodan»