Conte le da calabazas a Florentino Pérez

La Voz

DEPORTES

JUAN MEDINA | REUTERS

Tras la nueva negativa de Conte, el Real Madrid se decanta por el técnico del Castilla para sustituir a Lopetegui, al que responsabiliza en un comunicado de todos los males del equipo

30 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El Real Madrid anunció la destitución de Julen Lopetegui, a quien Florentino Pérez, en un comunicado, culpó sin rodeos de todos los males del equipo, y nombró entrenador interino a Santiago Solari a falta de tener un sucesor cerrado que ofrecer a su hinchada. No será Antonio Conte el que sustituirá al vasco, porque Florentino Pérez, pese a que el despido estaba cantado desde hace un par de semanas, no ha aceptado las peticiones del italiano. Solari debutará mañana contra el Melilla en la Copa y podría continuar en el cargo al menos hasta el parón de selecciones de mediados de noviembre. Lopetegui se convirtió así en el décimo técnico despedido por Florentino Pérez en sus dos etapas al frente del club. Tras la nueva negativa de Conte, repudiado por los pesos pesados del vestuario, el hasta ahora técnico del Castilla se hará cargo del equipo «provisionalmente».

«La decisión, adoptada desde la máxima responsabilidad, tiene como fin cambiar la dinámica en la que se encuentra el primer equipo, cuando aún son alcanzables todos los objetivos de esta temporada. La junta directiva entiende que existe una gran desproporción entre la calidad de la plantilla, que cuenta con ocho jugadores nominados al próximo Balón de Oro, algo sin precedentes en la historia del club, y los resultados obtenidos hasta la fecha», apuntó el club blanco en el comunicado en el que anunció la destitución de Lopetegui.

Sin un recambio contrastado

Dado que no se ha encontrado un sustituto contrastado y con experiencia, el Madrid se ha decantado obligatoriamente por un técnico de la casa para sustituir a Lopetegui, que ha durado poco más de cuatro meses en el banquillo. Tan solo diez jornadas de Liga y tres de Champions. Lopetegui ha sido fulminado por los resultados, víctima de la pésima planificación deportiva la temporada del Real Madrid, con una plantilla debilitada y descompensada a cargo de un entrenador que había perdido autoridad en el vestuario y nunca tuvo confianza de la cúpula, sentenciado incluso tres semanas antes del 5-1 del domingo en el Camp Nou.