Viñales gana en Australia y alivia a Yamaha

Victoria del español en una carrera en la que Márquez abandonó después de que impactara la moto de Zarco


Todas las miradas apuntaban a Iannone antes de que arrancase la carrera de MotoGP de Phillip Island. El italiano de Suzuki había mostrado un ritmo superior al resto en todas las circunstancias, pero Maverick Viñales, se había guardado algo en el bolsillo. Su última victoria databa de mayo del 2017, en Le Mans; la última de Yamaha de junio de ese año, en Assen, obra de Valentino Rossi. En total, 25 grandes premios sin ganar, la racha más larga en su historia en la clase reina.

Ganó con solvencia, porque Iannone no confirmó los pronósticos, y fue menos incisivo de lo esperado, aunque su buen fin de semana le sirvió para terminar segundo e imponerse por tres décimas a Dovizioso, que también mostró que los problemas de Ducati en Phillip Island lo son menos en este año. Bautista aprovechó su oportunidad, la de ocupar el sitio del lesionado Lorenzo, rondó el podio llegando a rodar segundo, y al final se impuso a Rossi en la pelea por el cuarto para lograr su mejor resultado del curso, el último en motoGP, una vez que no ha podido encontrar una moto con la que continuar en el 2019.

Viñales se reivindicó, Iannone no terminó de concretar su favoritismo, y Marc Márquez no pudo desvelar si realmente estaba para ganar en Phillip Island, como había comentado el tercero en la parrilla, Johann Zarco, algo alocado en el inicio de carrera y que terminó protagonizando un espectacular accidente en plena recta, con un final milagroso (el piloto indemne) y con Márquez como daño colateral. «En la primera vuelta, si no levanto la moto, nos vamos los dos al suelo por cómo ha soltado los frenos Zarco. Nunca deseas el mal a nadie pero, al final, quien va buscando riesgo...», dijo muy expresivamente Rins, quinto por delante de Rossi.

«Estoy bien y contento», reconoció el ya campeón del mundo. «Contento porque tanto Johann como yo estamos bien y porque yo no me he caído. Al principio estaba enfadado porque alguien me había tocado s y no entendía el porqué, pero luego cuando he llegado al box y lo he entendido. Me ha pedido disculpas y para mí es un lance de carrera». Con esto Márquez volvió a salir con un cero de Australia, algo que ya vivió en las dos ocasiones en las que llegó con el título bajo el brazo sellado en Japón (2014 y 2016). Esta vez no por su culpa, aunque continúa su maldición.

Martín saca petróleo

Phillip Island siempre ofrece espectáculo en moto3. Es esta ocasión, además, el título está en juego, con una general apretadísima en los dos primeros, y con (Jorge Martín) con un punto de ventaja sobre el segundo, que salía decimoquinto (Marco Bezzecchi). Fue una carrera dramática y muy accidentada, con siete caídos en cabeza, entre estos, Bezzecchi, arrastrado por Rodrigo en la vuelta 11, después de que el italiano protagonizase un arranque espectacular. En todo ese barullo (los 14 primeros terminaron separados por menos de un segundo) se impuso Albert Arenas, por 52 milésimas sobre el segundo, Di Giannantonio, que mantiene esperanzas de pelear por el título. Martín fue quinto, un resultado que le permite llegar a Malasia con 12 puntos sobre Bezzecchi, y 20 sobre Di Giannantonio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Viñales gana en Australia y alivia a Yamaha