Lewis Hamilton: «Aún siento al niño que hay en mí»

Tomas Rudich / DPA

DEPORTES

Mark Thompson | AFP

El líder del Mundial muestra su cara más humana mientras acaricia su nuevo título

21 oct 2018 . Actualizado a las 18:55 h.

Lewis Hamilton no tiene ningún tipo de duda: lo mejor está por venir. Y el británico no se refiere a lo que podría suceder este fin de semana en Estados Unidos, donde buscará ganar su quinto título de fórmula 1. De momento, se vio superado en los entrenamientos por Sebastian Vettel, que logró el mejor tiempo, aunque saldrá desde la cuarta posición, al haber sido sancionado con pérdida de tres puestos por ir a más velocidad de la permitida durante una bandera roja. Tras la recomposición de la parrilla, la pole es para Raikkonen y el segundo puesto para Hamilton. El británico será campeón si gana hoy (20 horas, Movistar fórmula 1) y Vettel no queda segundo. A la hora de cierre de esta edición aún no habían finalizado los entrenamientos de ayer por lo que no había parrilla.

«Mis 30 están siendo hasta ahora los mejores años de mi vida. No me siento viejo, me siento superjoven, todavía siento al niño que hay en mí». El piloto de 33 años tendrá la posibilidad de igualar en Austin los cinco títulos del argentino Juan Manuel Fangio y quedar apenas dos por detrás del récord de siete del alemán Michael Schumacher. Sin embargo, el británico también se da tiempo para reflexionar sobre su vida como superestrella, sus proyectos después del retiro y sus vínculos con Estados Unidos.

-En las redes sociales ha difundido últimamente mensajes motivacionales. ¿Por qué?

-Cada día me doy más cuenta de la plataforma y la voz que me dan las redes sociales. Estoy intentando comprender cómo enviar el mensaje correcto. Hay mucha gente en las redes sociales que simplemente hace tonterías. Eso puede ser gracioso a veces, pero el mayor poder es ser constructivo. Siempre leo los comentarios de las personas que lo pasan mal y luego les doy las gracias y escribo: realmente lo necesitaba. Comprender esta influencia es entender tus propias habilidades y usarlas mejor.