Una dura reválida en Tenerife

A Javi López le parece precipitado hablar de decepción a estas alturas


LUGO / LA VOZ

El Lugo se enfrenta mañana a una dura reválida en el Heliodoro Rodríguez. Después de ocho semanas de competición, los rojiblancos firman el peor arranque de su historia en Segunda y corren el riesgo de caer en descenso si no sacan un buen resultado contra el Tenerife. Javi López, el quinto de los entrenadores de la era Saqués, está en la cuerda floja.

«No tengo ni idea si estoy cuestionado, de verdad. Yo estoy a lo mío, que es trabajar. No sé. Nadie me ha hecho sentir nada. Aquí todos estamos para trabajar, para tratar de que el Lugo saque los máximos puntos posibles al final de la competición», dice el técnico catalán antes de poner con su equipo rumbo a la isla. Explica que se siente «bien», «como siempre. Sé cual es mi profesión y sé lo que quiero, sé lo que quiero de este equipo. Creo que se lo transmito con la suficiente claridad a los jugadores».

«No tengo ni idea si estoy cuestionado. Yo estoy a lo mío, que es trabajar. Nadie me ha hecho sentir nada», dice Javi López

Su equipo ha ofrecido diferentes versiones en estas primeras semanas. Sólido y resolutivo en La Romareda, blando e incapaz en el Martínez Valero. «Todos son el Lugo de verdad, a veces hemos dado muy buena imagen y a veces hemos tenido partidos peores. Creo que si repaso a la mayoría, salvo algunos que están en la parte alta de la clasificación, hay equipos que hacen partidos de buen nivel y a veces no salen las cosas como quieres». Insiste en ensalzar los valores del grupo y en cómo les afectan los resultados negativos: «En el fútbol puede darse cualquier resultado. Este es un grupo comprometidísimo, trabaja excelente y tiene un comportamiento excelente. Lo he catalogado en su momento de familia, porque me lo parece y creo que lo es. Gente de este tipo está dolida cuando pierde y trata de entrenar en las mejores condiciones para poder sacar los tres puntos en el próximo partido. No es un grupo al que le den igual las cosas que suceden, no nos da igual a nadie. Nos tocó perder y nos fastidió porque era una posibilidad buena para seguir aprendiendo y puntuando».

El tropezón de Elche

«En Elche nos confundimos», dice López por la mala imagen de los suyos. «Sobre todo en la primera parte tuvimos fases donde nos desnudamos sin que el rival nos obligara a nada. Creo que por ahí empezaron a conectar los jugadores que tienen más talento y empezamos a tener dificultades. Lo hemos hablado y tratado de corregir, esperemos que nos haya servido». Explica que «la competición es así, ojalá todos los equipos consiguiéramos ser siempre súper regulares todos los días y tener siempre un nivel altísimo. Tratamos de hacerlo, en ese partido no nos salió, creo que por errores nuestros de posicionamiento y de trabajo en esas posiciones. En la segunda parte mejoramos bastante, logramos el empate, pero fue un partido de Segunda División. Si hubiéramos sido más listos estaríamos hablando de que llevamos tres o cuatro partidos sin perder, hubiéramos podido empatar el partido perfectamente aún no haciendo un gran partido. Tuvimos nuestra opción y la desaprovechamos porque no fuimos inteligentes».

No ha espoleado a los suyos con los peligros de la tabla si no puntúan en el Heliodoro mañana porque «no creo que les tenga que dar mensajes negativos, no los quiero dar». Se ha centrado en lanzar un mensaje en positivo, «que vamos a Tenerife a tratar de ganar el partido» y deja para después el análisis de las consecuencias: «Después del partido veremos qué es lo que ha pasado. Después de ese partido viene otro. No nos tenemos que volver locos si ganamos y tampoco si no lo hacemos».

Preguntado sobre si le decepciona el Tenerife, un equipo confeccionado para estar arriba que se mueve en el vagón de cola, dice tajante que «hablar de decepciones en la octava jornada me parece como precipitado. Yo llevo bastante tiempo en esto y he visto cosas de equipos que han mantenido una trayectoria de 10, 12, 15 partidos en posiciones de abajo y después han cogido la flecha para arriba y al final han jugado playoff y han ascendido. Esto es una carrera de fondo. Hay 42 jornadas y todas son importantísimas. Se lo digo siempre a los jugadores, hay que aprovechar los presentes», aunque reconoce que Tenerife es «un equipo que está en una posición en la tabla que a priori, a principio de temporada, no debería por potencial y que saldrá exigido».

Javi López insiste, casi como cada semana, en centrarse en ellos mismos para sacar el partido adelante e intentar puntuar contra los de José Luis Oltra y asegura que usarán todas sus armas: «Intentaremos ser nosotros los que tengan la pelota, trataremos de trabajar bien a nivel defensivo. Tenemos claro que si podemos correr, vamos a correr. Creo que ningún equipo desprecia correr cuando tiene espacio y si no, trataremos de trabajar con balón para encontrarlo. En función de dónde se roba y de las posibilidades que hay se hace una cosa u otra».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una dura reválida en Tenerife