Miras y el gol que no fue

Liceo y Barcelona reeditan el clásico en Riazor seis meses después de aquel tanto invalidado a los coruñeses que dio la vuelta al mundo


El gol más famoso de Pelé no fue gol. Ocurrió en México, en 1970, cuando uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol recibió un pase en profundidad, esquivó al portero sin tocar el balón y, al intentar colarla en la portería rival evitando a un defensor, cruzó su disparo en exceso y lo mandó fuera. Pasó a la historia igualmente.

Salvando las distancias, algo parecido ha sucedido en el hockey sobre patines hace poco más de seis meses. Liceo y Barcelona se jugaban la OK Liga en el Palacio de los Deportes de Riazor y los coruñeses marcaron el tanto de la victoria en el último segundo, en una falta indirecta ejecutada desde media cancha. Aquel tanto dio la vuelta al mundo porque fue anulado al entender los colegiados que la bola había entrado de forma directa en la meta de Sergi Fernández, sin tocar en nadie (hay imágenes que demuestran lo contrario). «Mi gol más famoso en realidad no valió y todavía hay gente que no sabe muy bien lo que pasó. Es la jugada que más comentada en los últimos años, y lo único positivo que saco de aquello es que al menos se ha hablado mucho de hockey, que es un deporte que se lo merece», explica Sergi Miras, el jugador del Liceo que, al igual que Pelé, ha pasado a la posteridad por un gol que no subió al marcador. «Lo único que puedo prometer es que intentaré marcar antes, para evitar polémicas», matiza, con humor.

Esta tarde (20 horas, TVG 2), Liceo, Barcelona y el Palacio de los Deportes de Riazor repetirán la escena de aquel crimen. Será menos trascendental que aquel que dejó el título en bandeja a los azulgrana. Este es el inaugural de la OK Liga. Aunque el picante será el mismo después de que los coruñeses, un humilde club de colegio aislado en una esquina de España, se haya permitido el lujo de ganarle la Supercopa de España a toda una multinacional del fútbol, con secciones deportivas dominadoras. «Cada partido es una historia. Ellos vendrán muy concentrados, con muchas ganas y mirando los errores que cometieron en la final de la Supercopa para no repetirlos», explica el jugador verdiblanco.

A pesar de que hay quien pueda pensar que esta euforia puede pasarle factura al equipo de Juan Copa, Miras advierte que están concentrados y que irán a por todas. «Cuando acaba el partido hay que celebrarlo, está claro, pero desde el lunes estamos con la cabeza fría preparando este partido porque además tenemos ganas de ponernos con 3 puntos en la OK Liga».

Pasado culé

Y más él, con pasado en el rival de hoy. «Estuve muchos años allí, Podría decirse que soy un canterano del Barça, La vida del deportista da muchas vueltas. Sí que es verdad que cuando juego contra ellos intento dar un plus más, pero no guardo rencor a nadie, tengo amigos allí», reconoce.

En el banquete de esta noche en Riazor falta la cuarta pata de la mesa, la afición. «Venimos de ganar la Supercopa, que es un buen aliciente para que la gente venga, y necesitamos su apoyo porque se nota en la pista cuando el Palacio aprieta. En esos momentos siempre parece que el Liceo lleva una marcha más. Y además confío en que la gente vendrá».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Miras y el gol que no fue