«Muchos clubes deberían tomar nota de lo que ha hecho el Burela para proteger a sus jugadoras»

El equipo mariñano ultima el primer convenio colectivo del deporte femenino en España


De «algo histórico» califica la capitana del equipo el convenio colectivo que, según lo previsto, será aprobado en unas semanas por el Pescados Rubén-Burela Fútbol Sala Femenino. «Es algo que nos favorece muchísimo, un avance muy grande para el deporte femenino en España», destaca Bea Mateos (Salamanca, 1987). Ella encara su sexta temporada como ala-cierre en el club mariñano, que en la última década se ha consolidado como un referente a nivel nacional, tras ganar títulos como la Liga o la Copa de España que hasta ese momento únicamente parecían alcance de titanes como el Atlético de Madrid. Y todo desde un pequeño municipio marinero de menos de 10.000 habitantes situado en la costa de Lugo.

-¿En qué situación se encuentra el convenio colectivo del Burela?

-Está listo el borrador. El proyecto partió del propio club, del Pescados Rubén, que habló con la asociación de jugadoras de fútbol sala y con todas nosotras para hacer un convenio. Fue algo que nos pilló por sorpresa, pero a la vez fue algo súper agradable. Llevamos negociando unos dos meses, más o menos, y en este momento solo falta la firma, un pequeño paso para el que nos sentaremos de nuevo todas las partes que hemos negociado.

-Pese a que se ha avanzado mucho, en España todavía hay muchos deportistas que no disfrutan de condiciones profesionales aunque jueguen en categorías importantes. Y la mayoría son mujeres...

-Por eso este convenio es tan importante. Muchos clubes deberían tomar nota de lo que ha hecho el Burela para proteger a sus jugadoras de fútbol sala. Nosotras tenemos los mismos derechos que los jugadores del equipo masculino, con nuestros contratos, nuestra seguridad social, un sueldo base, vacaciones pagadas, etcétera.

-Un aspecto llamativo del futuro convenio es que el Burela renovará automáticamente el contrato de las jugadoras que se queden embarazadas...

-Cualquier tipo de protección, por mínima que sea, va a favorecer al deporte femenino. Y no hablamos solo de tener un salario base, que eso es lo más importante, sino también del derecho a ser madres, a que una mujer deportista se pueda quedar embarazada. Con que haya algo en ese sentido, ya salimos ganando. Conozco a muchas chicas deportistas que si querían ser madres tenían que dejar el fútbol sala, y el Burela te ofrece la oportunidad de seguir teniendo tu contrato y también ayudas para la compra de libros de texto o para la matrícula en escuelas infantiles. Eso es muy importante.

-¿Sabe si alguna de las jugadoras se ha acogido ya a alguna de las cláusulas de protección?

-Todavía no porque aún falta la firma.

-El 29 de septiembre comenzará la liga en Primera, ¿podría describir un poco a la plantilla actual del Burela FSF?

-Ahora mismo somos once jugadoras. De ellas, cuatro son brasileñas, una es portuguesa y el resto somos españolas. Y ninguna es madre por ahora. Personalmente creo que si todavía no hay madres en el equipo es porque decidieron seguir con su carrera deportiva, porque a lo mejor alguna sí querría tener un hijo.

-La saltadora Ruth Beitia fue medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río en el 2016 después de ser madre, y este año la tenista Serena Williams alcanzó la final de Wimbledon apenas diez meses después de dar a luz, y hace unos días llegó a la del US Open. ¿Se están rompiendo tabúes y la mujer está demostrando que es posible volver a la primera línea del deporte después de tener un hijo?

-Creo que sí. Esos ejemplos son muy buenos, pero todavía falta mucho. Tenemos que avanzar muchísimo porque en nuestra sociedad todavía estamos un poco atrasados. Pero creo que vamos bien, tampoco puede ser todo de golpe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Muchos clubes deberían tomar nota de lo que ha hecho el Burela para proteger a sus jugadoras»