Un gigante para calibrarse

Baloncesto El Breogán se mide esta noche contra Baskonia en Tarragona


LUGO / LA VOZ

El circuito Movistar arranca para el Cafés Candelas esta noche. Los de Natxo Lezkano se enfrentan a un Baskonia en formación que superó esta semana al Partizan de Belgrado con facilidad. Volverá a ser un partido de ausencias para el Breogán, que ante el Obras argentino ya acusó la falta de rotaciones y de sus jugadores determinantes. Los celestes calibrarán la artillería disponible contra los de Pedro Martínez, a partir de las 21.00 horas.

«La diferencia ahora mismo entre ellos y nosotros es enorme», dice el técnico vasco mirando de reojo al Kirolbet. A Lezkano no le importa el resultado del partido, pero espera sacarle algo de jugo dando minutos a los jugadores que chuparán más banquillo cuando empiecen los lances oficiales: «No es el equipo que se va a ver durante la temporada, pero espero que a los que jueguen les sirva». Insiste para los micrófonos de Radiovoz que «ahora mismo nos viene muy mal ir a jugar estos partidos». «Nos apetecía jugarlos porque son contra rivales de nivel, pero esperábamos tener más jugadores porque son partidos de mucha exigencia, vamos a ir muy justos», añade.

También hay bajas en las filas vascas. Patricio Garino se perdió el duelo contra los serbios por lesión, Matt Janning está tramitando la nacionalidad georgiana para evitar ocupar plaza como extracomunitario y tiene para un par de semanas. Kurucks y Granger tampoco jugaron contra el Partizan y es una incóginita si hoy contarán para Pedro Martínez. Sí rodo bien Shavon Shields, el alero estadounidense que brilló la temporada pasada en el Dolomiti Energia Trento. Con pasaporte danés, el exterior de Kansas fue referencia anotadora de los vascos junto a Toko Shengelia y llegó al Baskonia para seguir creciendo y ser protagonista.

Un estilo por matizar

Lezkano está contento con cómo ha quedado confeccionada su plantilla, de la que destaca la «polivalencia». «Tenemos un poco de todo, no tenemos grandes especialistas en nada en concreto». El vasco espera tener «un equipo con un ritmo de juego alto y, probablemente, con rachas de anotaciones». Uno de los interrogantes será cómo se adapta Kinsey. Esperaban la llegada del exterior a finales de semana, así que aunque se encuentre con los celestes en Tarragona, no jugará por el momento. «Creo que será un jugador importante para nosotros». También entiende que serán diferenciales las rachas de Redivo, la fuerza interior de Norel o la polivalencia de Brown. «Nuestro teórico quinteto titular es el que tiene que marcar el estilo», explica. «La temporada pasada nos fue muy bien con una apuesta de juego valiente», valora el técnico vasco: «No me gustaría romper el estilo, aunque sí adaptarlo a los nuevos jugadores. Sí me gustaría jugar alegre y con ritmo, sin especular. No creo que seamos un equipo que juegue a 20 segundos. Tenemos que ser un equipo lo más sólido posible en defensa y en el rebote».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un gigante para calibrarse