Un ascenso que Galicia necesita

DEPORTES

EDUARDO PEREZ

El Deportivo, subcampeón en las dos últimas temporadas en Segunda, quiere emular al Olivo, único equipo gallego que llegó a jugar en la Superliga

08 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Transcurría el mes de mayo del 2011 y el fútbol gallego conseguía de la mano del Olivo algo por lo que llevaba suspirando mucho tiempo. Un ascenso a Primera División del fútbol femenino que por fin podría ayudar a muchas de las buenas jugadoras de la comunidad a que no tuvieran que emigrar para seguir progresando en la élite. Al final, aquel salto fue efímero y el cuadro vigués acabó desapareciendo, dejando eso sí buenas jugadoras que se mantendrían en la cima como Lombi, Sara Tui, Ana Buceta, Pauleta o Carol González.

Ahora es desde el norte desde donde apuestan fuerte para dar el salto. El Deportivo formó un equipo femenino en el 2015, aprovechando la plaza del Orzán, y lleva dos años consecutivos quedándose con la miel en los labios de disputar el play off de ascenso a Primera. Lo ha hecho, eso sí, con un grupo de jóvenes talentos que siguen acumulando títulos en las categorías inferiores de la selección española (Tere Abelleira, Malena Mieres y Nuria Rábano).

Manu Sánchez vuelve a entrenar al equipo coruñés, un año más maduro y con contadas novedades. Es el bloque de jugadoras que la pasada temporada solo perdió un partido en todo el campeonato (el decisivo contra el Oviedo) y al que han llegado la carrilera brasileña Erika y dos futbolistas más con experiencia en la élite (Alba Merino y Ali Muñoz, ambas procedentes del Santa Teresa). «Con respecto a la pasada temporada, la principal diferencia es que reducimos el número de jugadoras y, a la hora de buscar nuevas incorporaciones, hemos ido de una forma más concreta a las necesidades del equipo. Fuimos a por la experiencia que nos van a dar Ali y Alba y también a por un perfil de jugadora de banda izquierda que nos viene bien como Erika», explica el técnico coruñés.