El sufridor sin bici estaba en la meta

El internacional ourensano de BTT, Pablo Rodríguez, quiso vivir la llegada de La Vuelta a Luíntra


El ourensano Pablo Rodríguez estaba ayer en su salsa, aunque en su caso, en el de los corredores de BTT, se descarga más adrenalina en menos tiempo. Componente de la selección nacional de BTT, el macedano no ha podido acudir este año al Campeonato del Mundo. Él mismo decidió que era bueno un descanso, que terminará en enero, para estar en la mejor de las formas. Por eso ayer aprovechó para acudir a Luíntra y poder vivir en directo la etapa de La Vuelta a su paso por la provincia de Ourense, a pocos kilómetros de su localidad natal, Maceda. No pudo el año pasado y no estaba dispuesto a perderlo en esta ocasión: «Estoy en un proceso de descanso, después de unos problemas físicos que llevo arrastrando la temporada. Aprovecho que estoy a diez minutos de mi casa, ya que durante el año es muy difícil que pueda ver alguna llegada de La Vuelta. Es más, el año pasado me perdí la salida desde Maceda».

Pablo es un gran seguidor del ciclismo de carretera y ayer mismo afirmaba que no descarta acabar en esta modalidad. «Lo sigo como aficionado y ciclista. Y también por los muchos amigos que tengo dentro del pelotón que hoy saludaré aquí», relataba cuando todavía quedaban diez minutos para la entrada de los ciclistas en meta y con la mirada puesta en una gran pantalla que mostraba las imágenes de los corredores.

Sobre cómo vive un deportista como él esta competición desde la meta, subraya: «La verdad es que siento mucha envidia sana. Todos los ciclistas cuando vemos otras carreras sufrimos. Nos gusta más pedalear que ver». Aunque las competiciones a las que acude se desarrollan en otro tipo de espacio, Pablo entrena normalmente en carretera, conoce la dinámica. Y ayer tenía en mente, entre otros, a Jonathan Lastra, Cortina, Omar Fraile... que pedaleaban por tierras ourensanas «Ya les he hablado varias veces de la provincia y algunos ya la conocen», dice. Pero si se le pregunta por su preferido, tras hacer una pausa, afirma: «Como ídolo, entre comillas, me gusta mucho Valverde. Como corredor me gusta muchísimo, aunque no suelo tener ídolos dentro del pelotón». Al preguntarle el porqué es claro: «Intento tener mi propia personalidad, no fijarme mucho y hacer mi propio ciclismo». Aunque no tenga referentes, el ciclismo ha formado parte de su vida desde pequeño. «Precisamente cuando hoy venía para aquí me acordaba de una etapa de La Vuelta que viví en el 2006. Con el Club Ciclista Maceda nos fuimos a una llegada que había en Santiago. Estábamos como aquí ahora. Viví de cerca el ciclismo cuando todavía no conocía nada de este mundo. Ahí lo sentía como un aficionado, pensando que yo querría ser algún día ciclista y cruzar así la línea de meta», relata todavía con emoción. Cada vez llegan más personas y se empieza a sentir el final de la etapa. Al preguntar si tiene envidia que la Mountain Bike no tenga tanto seguimiento y aficionados como el ciclismo de carretera, él mismo se asombra: «Es de momento algo desconocido, pero es muy ameno de ver. Carreras muy explosivas, con averías, cambios de ritmos... Me extraña que no tenga más seguidores»

Acaba la carrera y Pablo Rodríguez solo piensa en saludar y felicitar a sus compañeros. Tras los saludos afirma: «He visto a varios, incluso a algunos fisios que conozco. Cortina dijo que la etapa había sido durísima».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El sufridor sin bici estaba en la meta