El árbitro reconduce a Kyrgios

El US Open desautoriza al juez de silla Mohamed Lahyani, que motivó al australiano con una charla cuando tiraba un partido que remontó después

.

Nick Kyrgios protagonizaba uno de sus frecuentes numeritos de brazos caídos, después de no haberse movido para restar un par de servicios de su rival de tercera ronda del US Open. El carismático juez de silla Mohamed Lahyani podía amonestarle, pero eligió convencerlo, animarlo e -indirectamente- favorecerle porque remontó a partir de entonces un partido que iba perdiendo contra el francés Pierre-Hugues Herbert. El hecho de que el árbitro bajase de su silla para reconducir al irascible tenista australiano y la grabación de la conversación revelan que se extralimitó. Así lo entiende la organización del cuarto grand slam del año, al inicar que actuó «fuera del protocolo», pero evita sancionarlo.

Kyrgios, que ya recibió multas por su falta de combatividad en la pista, perdía por 6-4 y 3-0 cuando Lahyani bajó de su silla en la pista 17 para animarlo. «Quiero ayudarte (...) Este no eres tú (...) He visto tus partidos, eres muy bueno para el deporte», pudo escucharse entre el ruido del público.

El australiano achacó al calor extremo que no rindiese durante más de un set y negó que las palabras de Lahyani le ayudasen a remontar. «No lo estaba escuchando. No me ayudó en absoluto. Me pasó lo mismo antes en Shanghái, donde el árbitro me dijo lo mismo, que no era bueno para la integridad del deporte y que no era una buena imagen», espetó el australiano. De hecho, asegura que ni atendió al juez de silla.

A Herbert le pareció todo lo contrario y emitió un comunicado. «No debería haber bajado de la silla y haber intentado hacer reaccionar a Nick», dijo sobre el juez de silla, pero fue aún más duro con el organizador del evento, la Federación de Tenis de Estados Unidos [USTA, sus siglas en inglés], por poner paños calientes y escudarse en el ruido que había en la pista para que Lahyani bajase de su silla a hablar con Kyrgios.

La polémica generó un debate entre los jugadores. «No es labor del árbitro bajarse de la silla», opinó Federer. «Tú, como árbitro, tomas una decisión en la silla guste o no guste. Pero, en mi opinión, no vas y hablas así», razonó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El árbitro reconduce a Kyrgios