Lazo: «En el banquillo estaba nervioso, no sabía para dónde ir»

El extremo de Sanlúcar de Barrameda debutó en Segunda División en Granada marcando el gol del empate

«En el banquillo estaba nervioso, no sabía para dónde ir» El extremo de Sanlúcar de Barrameda debutó en Segunda División en Granada marcando el gol del empate

LUGO / LA VOZ

Contento por la tarde de sol, José Carlos Lazo (Sanlúcar de Barrameda, 1996) pisa el césped antes de entrenar con una sonrisa. El domingo fue el héroe del Lugo en Granada, marcando un gol decisivo en su estreno.

-¿Cual fue su primer contacto con el mundo del fútbol?

-La primera vez que vi una pelota me lancé hacia ella. Me apuntaron al Sanluqueño y pasé diez temporadas ahí. Con 8 o 9 años me llamaron del Real Madrid, era muy joven y separarme de mis padres era complicadillo. Con 16 me volvieron a llamar.

-¿Cómo fue ese momento?

-Cuando recibí la llamada, la verdad es que no me lo creía. Le decía a mis padres que no podía ser posible, que era mentira. Cogimos las maletas y fue muy rápido. Salimos para allá por la noche y cuando me presenté allí dije, no puede ser. Y sí, sí puede ser.

-¿Se adapta a Lugo y al Lugo?

-Ahora de momento lo que más me mola es el clima, que tenemos solito. Me han dicho mucho que vamos a pasar mucho frío, pero de momento estoy bien. En el piso muy bien y con los compañeros estupendo, el Lugo es espectacular.

-¿Qué le pide Javi López?

-Trabajo, común para todos y al final, el atrevimiento. Ser atrevido hacia delante, buscar portería, porque el gol está en la portería. Es lo más importante después del trabajo.

-Es lo que vimos de usted en Granada, descaro.

-Sí, es lo que me pedía, que fuera descarado, que cogiera el balón y que lo intentara porque tenemos dos delanteros buenos rematadores.

-También vimos desborde, velocidad... ¿Cuál es su fuerte?

-Mi fuerte creo que es la velocidad, lo que más puedo explotar aquí en Segunda División.

-Viene de canteras exigentes, ¿ha notado el cambio de ritmo?

-Sí, es verdad que canteras como el Madrid exigen mucho, pero el cambio de Segunda B a Segunda es espectacular. Hacer un rondo aquí, te dan diez toques y no te das ni cuenta. Es un cambio muy, muy, muy, gordo.

-¿Qué espera de esta etapa?

-Lo más importante para mí es seguir cogiendo confianza, seguir creciendo. Y con estos compañeros, seguro que sí. Meternos en playoff y ojalá, intentar subir.

-¿Qué sintió cuando saltó al campo del Granada?

-La verdad es que en el banquillo ya estaba nervioso, no sabía para dónde ir y cuando me mandó calentar solo estaba pensando en marcar un gol, era lo único que tenía en la cabeza. Cuando pisé el césped me dije: ahora es. Cuando entré y toqué la primera bola nada más que pensaba en la pelota y en la portería.

-¿Se esperaba el debut redondo?

-No esperaba que fuera a marcar, pero sí que lo estaba pensando. El debut habría sido mejor si nos hubiéramos traído los tres puntos, pero estrenarse y marcar, trayendo un buen punto de Los Cármenes es un sueño. Granada será un equipo que estará entre los cuatro primeros.

-¿Se llevó el balón?

-No, no lo pedí y no sé si me lo darían o no. La camiseta sí que está colgada en mi casa. Será un día inolvidable.

-¿Es supersticioso?

-Al iniciar el partido, pierna izquierda y beso la muñeca derecha, tengo el tatuaje de mi hermana y desde que me lo hice siempre lo he besado. Aunque es más rutina que superstición.

-¿En quién se fijaba de pequeño?

-Un poco en todos, aunque el que más me ha llamado la atención ha sido Cristiano. He jugado con él, he entrenado con él... También intento coger mucho de Neymar, porque me gusta el regateo y la velocidad.

-¿Se ve el año que viene con el Getafe en Primera División?

-Ojalá que sí. Ahora mismo estoy centrado en el Lugo, estoy en Segunda y aún no he hecho nada. Voy a seguir creciendo con ellos, porque si están arriba también lo estaré yo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Lazo: «En el banquillo estaba nervioso, no sabía para dónde ir»