Garrote hace historia al conquistar el K1 200

El zamorano se convirtió en el primer piragüista español que se proclama campeón del mundo después de conquistar el mismo año el título de Europa


Carlos Garrote se convirtió en el primer piragüista español que se proclama campeón del mundo después de conquistar el mismo año el título de Europa. El palista zamorano de 27 años hizo historia, en K1 200, la especialidad y la distancia en la que Saúl Craviotto se adjudicó la plata y el bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016, respectivamente, y en la que Garrote se veía hasta el momento ensombrecido por el catalán. Con Craviotto ahora centrado en el galáctico K4 500, junto a Cristian Toro, Marcus Cooper y Rodrigo Germade, Carlos Garrote explotó en Montemor, con un inesperado oro individual que completa un doblete inédito en categoría masculina, ya que en el 2002 Teresa Portela también fue campeona continental y después universal en K1 200. «Es la guinda al pastel esta temporada. Lo que he conseguido es muy grande. Es la recompensa a un año complicado, pero fantástico y espectacular», reconoció el palista, que tras conquistar el pasado mes de junio el oro europeo en Belgrado y el de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona, logró encumbrarse también en el Mundial, por delante del lituano Arturas Seja (por 107 milésimas) y el ruso Evgenii Lukantsov.

Garrote dedicó la medalla a su entrenador, Luis Brasero, tras dar al piragüismo el quinto metal, y el único oro, en Montemor, adonde el zamorano acudió después del durísimo golpe recibido al haber perdido plaza en el K4 500 con el que conquistó la medalla de plata en el 2017 en el Mundial de Racice (República Checa). Ahora esta embarcación, liderada por Craviotto, aspira a lo máximo en los Juegos de Tokio 2020, pero sin Garrote.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Garrote hace historia al conquistar el K1 200