Garbiñe Muguruza: «La presión me la pongo yo»

Ariel Greco / DPA

DEPORTES

CHRISTIAN HARTMANN | REUTERS

Fuera de las 10 primeras del ránking, Muguruza reflexiona sobre el bajón que sufre desde que logró el número uno hace un año y sus bazas en el US Open

27 ago 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Lejos de las luces que la apuntaron el año pasado en el US Open, cuando accedió por primera vez en su carrera al número uno del mundo, Garbiñe Muguruza (Caracas, 1993) parece pasar inadvertida frente al alto perfil que rodea a otras estrellas antes de su estreno de hoy en Nueva York (19.00, Eurosport). La alejada cancha 17 del Corona Park será el escenario donde la española debutará en el segundo turno ante la china Shuai Zhang, una muestra del escaso interés que justo ahora despierta para los estadounidenses la campeona de dos grand slams, quien tampoco fue designada para el encuentro con la prensa del viernes que reunió a las principales figuras del torneo.

Nombres como Simona Halep, la número uno del mundo; Serena Williams, la leyenda que vuelve en busca de un nuevo récord; Angelique Kerber, la reina de Wimbledon; o Sloane Stephens, la vigente defensora del título acaparan la atención y el favoritismo frente a la española, que por primera vez en dos años y medio salió del top ten tras no poder defender el título de Cincinnati.

Sobre todos estos cambios respecto al 2017 comenzó el diálogo de Muguruza con Dpa en uno de los jardines del complejo de Flushing Meadows. «Es muy diferente. El año pasado lógicamente fue mucho más excitante, pero no pienso en eso», reconoce. «Lo veo como una oportunidad para jugar bien y volver a estar en los puestos de arriba. Aquí siempre hay un objetivo, sea cual sea, y eso es lo que intento pensar», añade.