Toyota y Alonso, descalificados en Silverstone por infracciones técnicas

El equipo del español había ganado la prueba y su coche gemelo quedó segundo, pero los comisarios vieron irregularidades en los prototipos

Alonso celebra el triunfo en el circuito británico, ante de conocer la decisión de los jueces
Alonso celebra el triunfo en el circuito británico, ante de conocer la decisión de los jueces

Colpisa

Toyota ha perdido un doblete que llegaron a celebrar a lo grande, por culpa de una irregularidad técnica. Horas después de que el prototipo número 8 entrase en meta con la tercera victoria en tres carreras posibles, los comisarios emitieron una nota tras las especificaciones técnicas en las que el fondo plano de ambos coches (que fueron primero y segundo) no respetaba la legalidad, y fueron excluidos.

Los dos Toyota han sido descalificados por lo mismo: el exceso de flexión de los alerones del suelo de ambos. En concreto, la parte delantera del fondo plano del Toyota 7, que fue segundo en la carrera, se pasó 9 milímetros por ambos lados, mientras que los ganadores del 8 se iban 6 milímetros hacia la derecha y 8 hacia la izquierda en las pruebas realizadas en el parque cerrado. Esto implica que Sebastien Buemi, héroe del día, Fernando Alonso y Kazuki Nakajima pierden las 6 Horas de Silverstone que de manera tan brillante habían conquistado horas antes.

Las críticas hacia Toyota van a empezar a llover de inmediato. Un equipo con una superioridad tal que solo se tienen a sí mismos como rivales ha perdido no solo la victoria, sino también un segundo puesto por una infracción que, de no haberla realizado, tampoco habría supuesto una diferencia con respecto a sus perseguidores.

Ahora son los Rebellion, que en la salida estuvieron a punto de caer ambos eliminados por una acción sancionada a Stepháne Sarrazin (les cerró en la primera curva, provocando la salida de pista de ambos), quienes heredan el doblete que Toyota había ganado en pista.

Antes de la sanción, Sebastien Buemi, Fernando Alonso y Kazuki Nakajima se impusieron a Mike Conway, José María Pechito López y un Kamui Kobayashi que en esta tercera cita del campeonato mostró su peor defecto: su inconsistencia tras la presión. Tanto para bien como para mal, Toyota tuvo momentos de protagonismo pleno durante las 6 horas. En el TS050 número 8, Sebastien Buemi y Fernando Alonso dieron una lección de pundonor en busca de la victoria y salvaron los muebles pese a un Nakajima que no tuvo ni mucho menos su día acertado. El suizo fue el piloto que más tiempo estuvo en pista, y por méritos propios: tras una arrancada un tanto dubitativa tras sus compañeros y rivales del coche 7, le dejaron los dos últimos stints (tandas de vueltas) para no solo remontar sino lograr una victoria que se había puesto muy cuesta arriba.

El castigo en los despachos a Toyota ha dejado una sensación muy agria para todos, especialmente para un Alonso que está en un momento dulce en el Mundial de Resistencia. Perder un doblete que tenían ganado por unos milímetros de exceso de flexión suena a otra época.

Una jornada de grandes adelantamientos que acabó en decepción

«Es bonito volver a ganar. Van tres victorias ya este año, cogemos con mucho gusto esta. Es otro trofeo que nos llevamos a casa; saboreamos el champán. Todo huele a champán, la gorra, el reloj... todo», manifestaba Fernando Alonso tras concluir la carrera, antes de conocer la decisión de los jueces de la prueba.

Cuando su compañero Sebastien Buemi llegó a meta con el Toyota TS050 número 8, tenía una sonrisa que no le cabía en la cara. Su resumen de la prueba lo decía todo: «El coche 7 nos estaba matando en el primer stint. Ha sido una carrera muy disputada, pero al final pudimos ganar».

Pese a las malas noticias que llegarían horas después de terminada la prueba desde los despachos de Silverstone, Alonso había sido uno de los grandes protagonistas de la carrera por un triple adelantamiento a dos Porsches y un Aston Martin de LMGT Pro, algo a lo que el asturiano restó importancia posteriormente, pero que hizo las delicias de los aficionados en el circuito y en sus casas. Alonso se esforzó en resaltar más la labor de sus compañeros. «Han sido buenos adelantamientos, es un día genial para todos, gracias a todo el equipo», señalaba, exultante, antes de resumir escueto: «Ha sido una ejecución perfecta de nuevo».

La victoria habría sido un nuevo golpe de moral para el asturiano si no fuera por la descalificación. Ahora deberá poner rumbo a Spa-Francorchamps, donde el próximo fin de semana disputa el GP de Bélgica de fórmula 1, primera carrera en la que pisará el paddock después del anuncio de su retirada del campeonato

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Toyota y Alonso, descalificados en Silverstone por infracciones técnicas