Exigencias y responsabilidades diferenciadas


Adrián Ben y Ana Peleteiro comparten un acreditado talento natural, capacidad competitiva y juventud, pero sus exigencias en Berlín son distintas. Poseen edades muy similares, 20 y 22 años, respectivamente, sin embargo, su relieve internacional y la responsabilidad que asumen en este campeonato, a día de hoy, les diferencia.

Para el mediofondista, único representante español de los 1500 m., supone su primer campeonato internacional absoluto y un merecido premio a una gran temporada. Su mejor marca de 3.39.40 le sitúa en el número 26º del ránking de los 43 atletas inscritos.

Pero a la final solo pasan 12 hombres: los tres primeros de cada una de las tres series y los tres mejores tiempos restantes. Considerando sus marcas, no se le puede exigir que pase a la final. Cumplirá sobradamente si mejora o repite su mejor marca, aunque dependerá del ritmo que se imprima.

Correrá en la segunda serie junto al actual campeón de Europa, Ingebrigts, que acredita 3.30.01, cuarto mejor registro mundial del año, tras los atletas de Kenia. También tendrá de oponentes a Lewandowski (3.34.04) y Da’Vall (3.33.60). Pasar por puestos es muy difícil, pero no imposible.

Ana Peleteiro ostenta la segunda mejor marca europea en el triple salto con 14,55 m. Una de sus oponentes directas será la griega Papaskevi, 14,60 m. La de Ribeira ha alcanzado una gran madurez y estabilidad competitiva. Su nivel de confianza se ha disparado en los últimos años y eso es una garantía. Debe aspirar al título, por primera vez en su carrera deportiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Exigencias y responsabilidades diferenciadas