La regata de Coruxo pone patas arriba la Liga Galega

Ares lidera con 53 puntos, Mecos, que ganó la prueba, tiene 52 y Samertolameu cierra el podio con 48.


Cuando la Liga Galega A de traineras parecía condenada a ver una y otra vez en lo más alto del podio a Samertolameu de Meira, de repente las previsiones saltaron por los aires. Y todo por un arco. En la regata de Coruxo, la quinta de la temporada, la embarcación moañesa sufrió una descalificación que ha puesto patas arriba la general. Ares, que marchaba segunda, aprovechó la debacle de los de Dani Pérez para tomar las riendas de la clasificación y Mecos pasa a ser segunda por delante de Meira, que con sus 48 puntos ve ahora una distancia de cinco con la cabeza de la liga.

Samertolameu llegó a las aguas de Coruxo como líder con un pleno de victorias y con la intención de seguir ampliando su dominio. La norma de la prueba establecía que cada embarcación debía pasar por el arco que correspondía a su carril bajo el puente de Toralla, pero el patrón de los de Meira, ya metido en faena, respetó la trayectoria que había tomado su embarcación y pasó por debajo de un arco que no era el que les correspondía, generando así la descalificación de su equipo, que en los dos primeros largos había sido el más veloz.

Con Meira fuera, la tanda de honor deparó un mano a mano entre Mecos y Ares que se llevaron los primeros con un margen de seis segundos.

Tras la prueba de Coruxo, el escenario de la Liga Galega A ha cambiado radicalmente. Ares lidera con 53 puntos, Mecos tiene 52 y Samertolameu cierra el podio con 48. «Agora cambia a situación, antes tiñamos un colchón que nos permitía afrontar con certa tranquilidade cada regata, e agora temos que tentar recuperar puntos en cada unha», apuntó Dani Pérez, entrenador de Meira, tras lo vivido en Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La regata de Coruxo pone patas arriba la Liga Galega