El pulgar de Florentino


Hace mucho tiempo que el fútbol ha dejado de ser tan solo un deporte. Ahora también es un negocio. Para cualquier club profesional, lo que pasa en el campo es tan importante como los números del banco. Los directivos de los equipos se ven obligados a hacer verdaderos equilibrios para atender las demandas de los aficionados que quieren ver ganar a los suyos y al mismo tiempo mantener la salud económica de la entidad. Prestar atención a lo primero sin lo segundo puede poner el riesgo a la entidad. Atender únicamente a lo segundo pone fecha de caducidad a los inquilinos de los despachos del club. Este verano el culebrón anual tiene que ver con Cristiano Ronaldo.

Ya adelanto que ni yo, ni creo que nadie, puede poner un precio objetivo al portugués. Como en el arte, el precio del talento depende de lo que se quiera pagar. Un par de datos para entender la dimensión económica del asunto, que no es baladí. El valor en bolsa del Juventus es aproximadamente de 750 millones de euros. En los últimos días la cotización de sus acciones ha subido un 25 %. En el 2009 el Real Madrid pagó 96 millones al Manchester United por el portugués. Solo con la venta de camisetas de CR7 se estima que el club blanco ganó el curso pasado 60 millones. Hagan cuentas. En lo deportivo, Ronaldo ha sumado 450 goles y cuatro Ligas de Campeones desde su llegada al Bernabéu. El negocio ha sido redondo. En el campo y en el banco. ¿Debe vender el Real Madrid a su delantero estrella? ¿Por qué precio? El rendimiento de Cristiano en el Mundial y en el último tramo de la temporada ha sido más que notable. Sigue valiendo mucho. Y lo sabe. Para el presidente blanco se trata de valorar cuanto puede el ego del Ronaldo hacer zozobrar al club. Los aficionados aprietan. Pero nadie debe estar por encima del club. En lo deportivo el Real Madrid es mucho mejor con Ronaldo en sus filas que sin él. De momento. Llegará un momento donde el rendimiento caiga. Es ley de vida. Nadie sabe cuándo. Puede que el próximo año, o dentro de dos o tres. Lo ideal sería vender en ese momento porque la cotización de un jugador depende de lo que haga en el campo. Tengo claro que Ronaldo vale mucho más de 100 millones., al menos las siguientes temporadas. ¿Quién dará su brazo a torcer? Hacienda parece que no. En la antigua Roma el pulgar del emperador era muy sensible a las demandas de la muchedumbre. Oponerse a los deseos del pueblo era muy peligroso. Hay que tener cuidado. Florentino es muy listo. Su pulgar sabrá acertar en su dirección. No sea que los aficionados pidan la cabeza del presidente.

Carlos Lago Peñas es profesor de Ciencias de la Educación y del Deporte de la Universidad de Vigo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El pulgar de Florentino