La vieja guardia como garantía

Pita, Seoane e Iriome son los únicos futbolistas del Lugo que sobreviven de la etapa anterior


LUGO / LA VOZ

Fernando Seoane (Ames, 1983), Carlos Pita (A Coruña, 1984) e Iriome (Icod de los Vinos, 1987) son tres garantías en el once del Lugo. La pareja de mediocentros compite junta desde que los rojiblancos volvieron al fútbol de plata y juegan casi de memoria. Junto al extremo tinerfeño son los únicos futbolistas que sobreviven en el Ángel Carro heredados de la etapa anterior, antes del cambio de directiva.

El brazalete le corresponde a Carlos Pita, pero los tres ejercen como capitanes y líderes en el campo y en el vestuario. Todos los entrenadores que han pasado por el banquillo del estadio lucense en Segunda División han descansado sobre ellos una responsabilidad importante. Javi López también les tendrá a su disposición para afrontar la que, seguramente, será una de las temporadas más complicadas en la categoría por la cantidad de equipos ex Primera.

CARLOS PITA

Un líder en la adversidad

Carlos Pita no se ha descabalgado del once de ningún entrenador en Segunda División. Con un perfil más distributivo que su pareja en la sala de máquinas, el coruñés es el futbolista al que todos los entrenadores recurren cuando se encuentran con dificultades. Cuando está bien, es capaz de hacer bailar a todo el equipo. El curso finalizado, con Francisco, se tiró toda la primera vuelta con una presencia apenas testimonial sobre el verde. Se le exigió cuando vinieron mal dadas y fue uno de los jugadores importantes del segundo tramo, dando la cara en una posición que no era la suya. Como tercer central, ató a su equipo en defensa y despejó las dudas que se habían sembrado con la salida de balón tras la marcha de Ignasi Miquel.

Ha jugado 15.965 minutos ligueros con la rojiblanca en la categoría de plata. En ese tiempo, el coruñés ha marcado una decena de goles y repartido otra docena de asistencias en 207 partidos. Quique Setién, Luis Milla, Jose Durán y Luis César Sampedro le utilizaron como baluarte por el medio, aunque tuviesen otras alternativas en el banquillo. Con Francisco empezó en el banco, pero se volvió imprescindible.

FERNANDO SEOANE

Incondicional para todos

Seoane ha sido, desde su vuelta a Lugo, una constante para todos los entrenadores. Quique Setién, Luis Milla, Jose Durán, Luis César Sampedro y Francisco le han mantenido en su once como primera opción temporada tras temporada. Es una brújula en el terreno de juego y su trabajo de recuperación de balones, oxígeno puro para los futbolistas a la vera del Miño.

Ha jugado 20.469 minutos ligueros en seis años, 235 partidos en los que ha dejado siete goles y cinco asistencias. En la etapa de Francisco, su pareja más frecuente en el pivote, por primera vez desde su vuelta, no fue Carlos Pita. El nigeriano Ramón Azeez, recién llegado del UCAM Murcia el verano pasado, le arrebató el puesto al coruñés, que inició la campaña lastrado por problemas físicos.

IRIOME

Velocidad y trabajo

Dos temporadas menos tiene Iriome a su espalda como rojiblanco en Segunda División. El tinerfeño llegó al Ángel Carro el último año de Quique Setién en el banquillo del Lugo y marcó cinco goles y siete asistencias para los lucenses. Había firmado por dos temporadas, así que cuando Tino Saqués arribó a la directiva del Lugo, el isleño tenía contrato por otra campaña. Fue imprescindible con Luis Milla y antes de que se abriese el mercado de invierno, los rojiblancos le ataron a la vera del Miño hasta el 2018. Volvió a repetir presencia en la banda para el fútbol ofensivo de Luis César y llevó gol a un equipo necesitado con Francisco, renovó hasta 2021.

Apreciado por su velocidad y capacidad de desborde, pero también por sus ayudas constantes en defensa y por su trabajo en la presión. No es difícil entender por qué todos los entrenadores quieren contar con Iriome para confeccionar su once: es un trabajador incansable. Es un jugador de banda, pero ha demostrado que puede jugar por dentro y cumple sin sonrojos como delantero. Cuando el equipo ha necesitado un lateral, retrasa sin complejos su posición.

Ha jugado 10.425 minutos ligueros con la rojiblanca y en 146 su registro asciende a los 13 goles y las 17 asistencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La vieja guardia como garantía