Un gallego para someter al crono

Martín Bouzas, de 20 años, conquista su segundo Campeonato de España sub-23 de contrarreloj, a los que suma el oro júnior del año 2015

Martín Bouzas
Martín Bouzas

Solo tiene 20 años. Hará 21 a finales de noviembre. Pero ya está considerado como uno de los mayores talentos del ciclismo español. Martín Bouzas Rey (Rois, 1997) volvió a destrozar ayer todas las previsiones al proclamarse por tercera vez campeón de España de contrarreloj, en sus categorías de formación. El ciclista gallego lleva cuatro años seguidos subiéndose al podio, demostrando que no tiene rival en esta especialidad: oro júnior en el 2015, oro sub-23 en el 2016, bronce sub-23 en el 2017 y un nuevo oro sub-23 en el 2018, en unos campeonatos que se están celebrando en Castellón. «Este ha sido el que más me ha costado por cómo llegaba a la competición, con todos los inconvenientes que he sufrido durante la temporada», explica.

Bouzas paralizó el crono en 25 minutos y 16 segundos, 22 menos que el catalán Roger Adrià y 24 que el balear Joan Bennassar. Su dominio fue incontestable, a pesar de que su rendimiento parecía una incógnita por una enfermedad (mononucleosis) que le ha impedido rendir en plenitud con su nuevo equipo, el Lizarte, filial del Movistar. Pero el gallego comenzó fuerte, arrasando desde el principio, superando en más de 15 segundos a sus principales rivales desde el paso intermedio. De ahí que durante la segunda parte de su recorrido, de 19,5 kilómetros con continuos repechos, fuese más calmada, controlando a sus adversarios. «Quizás llegué más tranquilo de lo habitual por la incertidumbre de no saber cómo me encontraba. Pero a la hora de la verdad me sentí bien y pude ir marcando buenos tiempos desde el principio», explica.

Con el gallego en otra dimensión, la salsa de la carrera estuvo en la lucha por la plata y el bronce, que se repartieron por un puñado de segundos. En esa pelea estuvo también otro gallego, Guillermo García (Pontevedra, 2000), todavía más joven que Martín pero con el mismo brillante futuro. El ciclista del Froiz, campeón nacional júnior en el 2017, se quedó a solo 11 segundos de subirse al podio en su primera experiencia sub-23. Y todo, ante la atenta mirada de Eusebio Unzúe, mánager del equipo profesional Movistar, que no le sacó ojo de encima durante toda su participación.

El progreso de Martín Bouzas

Este nuevo título de campeón de España permite a Martín Bouzas reafirmarse ante su nuevo club, el Lizarte, conjunto navarro en el que el Movistar forja a sus jóvenes talentos antes de dar el salto al conjunto profesional, con licencia UCI World Tour. «Al margen de los problemas físicos, la verdad es que me encuentro muy bien en Pamplona. Estoy muy contento viviendo en un piso que tienen. Estoy como en casa», reconoce. «Y el escaparate no puede ser mejor, porque es un club encaminado a pasar a profesionales y eso te abre muchas puertas por la manera que tienen de trabajar», señala.

Hasta este invierno, el ciclista de Rois formaba parte del Froiz, equipo con el que la pasada temporada ganó la primera etapa de la Volta a Galicia (la contrarreloj por equipos de Monforte) y con el que en el 2016 firmó un segundo puesto (en el GP Cidade de Vigo) y un tercero (en la quinta etapa de la Vuelta ciclista a León).

Ahora, sueña con todo.

Enlace con la clasificación completa de la prueba.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un gallego para someter al crono