Una victoria de prestigio para el Leyma

Podría zanjar hoy en el Palacio los cuartos de final del play off de ascenso a la ACB si repite triunfo sobre un histórico en la máxima categoría como el Manresa


A Coruña

Creus, Jones, Capdevilla, Sallier, Alston, Vázquez, Lázaro, González y Singla. ¿Quién no se acuerda del TDK? En menos de un mes se cumplirán veinte años. Han pasado dos décadas desde que aquel mítico Manresa se llevó la Liga ACB, esa a la que ahora intenta regresar. Y veintidós desde que se hizo con la Copa en Murcia. Dos episodios memorables del baloncesto español.

Es ese Manresa el que sucumbió anteayer en el Palacio de los Deportes de Riazor ante un no menos descarado Leyma en el tercer partido de la ronda de cuartos de final del play off de ascenso (una serie al mejor de cinco). Hoy, a las siete de la tarde, podría vivir el final de su sueño. Y el comienzo del del Básquet Coruña.

«Sabíamos que era el peor rival que nos podía tocar», dice el entrenador del equipo naranja, Gustavo Aranzana. «Es un gran club, tiene mucha dificultad competir contra ellos. Cuando te enfrentas a estos equipos, lo haces también contra su historia y su caché. Tienen muy buenos jugadores, no solo procedentes de la ACB, sino de otras Ligas importantes», argumenta.

El Manresa, con un presupuesto significativamente superior al del Leyma, se ha dado de bruces contra el juego coruñés. «Intentamos hacer las cosas bien, estamos muy centrados y con mucha ilusión. Las cosas van saliendo y te vas animando porque tienes la ilusión de agradar», describe el entrenador, que insiste: «En la cancha se nota la diferencia y se nota que saben competir y jugar estos partidos». En este sentido, Aranzana resalta que, en un momento dado, sobre la pista se reunieron jugadores como Pablo Ferreiro, Larry Abia y Jesse Chuku. «Por eso tiene más mérito nuestra victoria», concluye.

La gesta naranja no tiene fronteras históricas y, en caso de victoria, el Leyma no solo habrá tumbado a uno de los clubes con reconocida solera en la ACB, sino que habrá echado por tierra la desventaja del factor cancha. Si existe en esta eliminatoria, lo aporta el Palacio de los Deportes. Ya son varios los que aseguran que nunca antes habían experimentado una sensación de tal enardecimiento en la grada del recinto deportivo de Riazor.

«Traer un empate a uno de Manresa fue muy importante, sobre todo mentalmente. En el transcurso de un play off se baraja mucho con ese tipo de situaciones», analiza el preparador del cuadro coruñés.

Además de la gestión mental de la eliminatoria, Gustavo Aranzana deseó resaltar el alto rendimiento físico que está proporcionando el equipo, mérito que atribuye al encargado de esta parcela, Gustavo Gago. «Además, creo que estamos haciendo un buen scouting y, todo junto, más la fuerza del público, nos está ayudando mucho», zanja Aranzana.

Trevor Cooney reaparece para desequilibrar en un momento decisivo

Pablo Gómez Cundíns

Lo tenía claro Trevor Cooney ya a finales de septiembre y así lo compartía con La Voz: «Antes de venir, estaba informado de lo que sucedía en el baloncesto español, ya sabía que el Leyma jugó los play off y sus aspiraciones. Y cuando ves que el equipo se quedó tan cerca del ascenso, dices: ‘Yo quiero ayudar a ese equipo. Quiero ser ese jugador que ayude a ese equipo a ganar partidos’».

El viernes, el estadounidense de Wilmington (de veintiséis años de edad) cumplió con su parte. No solo por el triple final que cerró el partido a dos segundos del final de la prórroga y adelantó al Leyma en la serie, sino que también fue decisivo en ciertas fases del duelo reforzando la tarea que estaban realizando Monaghan, Olmos y Sonseca.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una victoria de prestigio para el Leyma