Fallece el ex-jugador del Liceo Alberto Areces

El que fuera capitán del conjunto verdiblanco murió a los 64 años, víctima de una larga enfermedad


A Coruña

«El fichaje de Alberto Areces supuso la gran declaración de intenciones de que el Liceo quería hacer algo grande en el hockey sobre patines. Jugaba en el Cibeles y ya entonces era internacional con la selección española absoluta. Era un enorme salto de calidad». El que habla es Carlos Gil, el argentino que se había apuntado a la apuesta verdiblanca a finales de los setenta y que consideraba al asturiano el pilar fundamental sobre el que crecería, posteriormente, el conjunto coruñés. Casi cuarenta años después, el que fuera capitán del equipo coruñés falleció con 64 años víctima de una larga enfermedad. La capilla ardiente está instalada en el tanatorio Servisa y a las dos de la tarde del lunes tendrá lugar la cremación del cadáver, después de la misa que se celebrará a la una y media.

Alberto Areces no fue el jugador que más años permaneció en el Liceo, ni el que mas conectó con la grada. En un ránking de mejores jugadores quizá ni si quiera fuera nombrado por algunos aficionados. Pero era un deportista diferente. Respetado. Muy respetado. Su carácter dentro y fuera de la pista. Su peso en el equipo. Y su proyección más allá de la pista de hockey lo convirtieron, pese a no ser gallego, en uno de los iconos del hockey rodado en Galicia. En un tiempo en el que raro era el jugador que se atrevía a pegarle a la bola de pala, él ya sorprendía en el Palacio de los Deportes con ese característico chut. Alguna puerta que da acceso a los vestuarios del recinto deportivo puede dar fe de ello, puesto que durante años lució un agujero provocado por un disparo del espigado asturiano desde media pista. Fue un recuerdo que quedó allí como los impactos de las balas en el hemiciclo del Congreso de los Diputados.

Integrante de aquel Liceo que rompió la hegemonía catalana proclamándose campeón de Liga y licenciado en Filosifía y Letras, desde ya sus tiempos de jugador compaginó la práctica deportiva con la docencia. Primero fue en el colegio Liceo La Paz, como profesor de Lengua española y posteriormente ganó la plaza de titular de la maestría de hockey sobre patines en el entonces INEF Galicia, ahora Facultad de la Actividad Física y el Deporte de la UDC, de la que es doctor. Allí, en Bastiagueiro, puso en marcha, mediados los noventa, un equipo femenino, toda una revolución en aquel momento, que consiguió codearse con el entonces casi invencible Igualada y meter en la selección española alguna jugadora.Con anterioridad había entrenado también al Dominicos de los Avecilla en División de Honor y al Liceo juvenil que logró tutear a los mejores clubes catalanes.

Responsable durante años de la formación de entrenadores en la Federación Española de Patinaje, fue también secretario académico del INEF y publicó varios libros y artículos sobre diferentes aspectos del deporte, no solo sobre hockey sobre patines, sino también sobre fútbol y el análisis del juego, junto con su inseparable Ángel Vales y con Constantino Arce. Cómo doctor especializado en hockey formó parte de tribunales de tesis en la prestigiosa Universidad de Coimbra. Su gran pasión por el deporte del stick la mantuvo hasta sus últimos días, puesto que, aun sin practicar, era el entrenador del Areces de veteranos que cada año participaba en la Evricup.

Tras una vida dedicada al hockey y a la docencia, las aulas del INEF hace meses que se quedaron huérfanas de su mítico chasquido de dedos mientras trataba de hacer despertar a sus alumnos al impulso de su característico "vivenciamos". Porque si algo ha sido este cañonero sobre patines fue un entusiasta del hockey y la enseñanza, lo que le ha valido el reconocimiento público de alumnos, compañeros y rivales. DEP

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Fallece el ex-jugador del Liceo Alberto Areces