Rafael Nadal supera su primera prueba en Montecarlo

Vence al esloveno Aljaz Bedene por 6-1 y 6-3 y se enfrentará en octavos al ruso Khachanov


El español Rafael Nadal inició la conquista de su undécimo título en Montecarlo con una victoria ante el esloveno Aljaz Bedene, por 6-1 y 6-3 en 78 minutos.

La puesta en escena de Nadal, con camiseta amarilla calabaza y pantalón blanco, en el primer torneo de tierra batida en el que interviene este año no fue espectacular pero si resolutiva ante un jugador, 58 del mundo esta semana, al que ya había vencido en este mismo escenario hace dos años.

A pesar de la diferencias en el ránking no era un partido fácil para Nadal, que a estas alturas de la temporada solo ha disputado siete encuentros oficiales, los cinco de enero en el Abierto de Australia, donde se retiró en cuartos de final contra el croata Marin Cilic, tras sufrir una lesión en el psoas iliaco de su pierna derecha, y los dos que ganó a principios de este mes en la eliminatoria de Copa Davis contra Alemania en Valencia.

Escaso bagaje para el español, diez veces campeón de este torneo, que cumple su semana 170 como número uno, empatando así con el estadounidense John McEnroe, y que necesita ganar de nuevo en el Principado si este lunes 23 quiere mantenerse en la cima.

Bedene, finalista del Abierto de Buenos Aires este año, con 9-2 en tierra esta temporada, planteó problemas al español, pero no los suficientes. Nadal quizás falló más de lo que acostumbra en tierra, porque le faltan partidos, pero supo acabar con su servicio inabordable, a pesar de las dos oportunidades que tuvo Bedene, y acertó a romper en cuatro ocasiones al de Ljubljana, al que envió a los vestuarios a la cuarta bola de partido.

Nadal se enfrentará en octavos contra el ruso Karen Khachanov, 38 del mundo, que derrotó al francés Gilles Simon, por 6-2 y 6-2. Será su tercer duelo contra el jugador de Moscú al que venció dos veces el año pasado, en Wimbledon, en una gran exhibición de Nadal y luego en Pekín, donde tampoco cedió un solo set.

Entre el cielo y la tierra, Nadal

Paulo Alonso

El jugador más dominante de la historia sobre arcilla abre en Mónaco la gira que debe concluir con su undécima Copa de Mosqueteros en Roland Garros

Novak Djokovic pasea estos días por Montecarlo en busca de no se sabe muy bien qué. En algún momento después de haberse casado, estrenado paternidad y alcanzado el número uno se sintió vacío y empezó a dar tumbos. Se entregó en los brazos de un gurú emocional llamado Pepe Imaz y empezó a remover el equipo que le había funcionado durante años. En mayo tomó la decisión más drástica, al separarse del eslovaco Marian Vajda, su entrenador de siempre. Y luego fueron desfilando despedidos: Boris Becker, Andre Agassi, Radek Stepanek... Hasta volver a Vajda. El serbio, engullido por una extraña espiral de desánimo, asoma en el horizonte de Rafa Nadal como posible rival en los cuartos de final de Montecarlo. El español representa todo lo que no es el serbio. Contenido, respetuoso, discreto en su vida privada y sus apariciones públicas. Y agradecido. Por eso se pasó toda la vida bajo el férreo mando de su tío Toni Nadal, del que no se separó hasta diciembre por deseo del técnico. Lo sustituyó un amigo de la familia, espejo y consejero desde hace lustros, Carlos Moyá. El resto sigue igual para el número uno mundial, a sus 31 años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rafael Nadal supera su primera prueba en Montecarlo