Lección magistral de Klopp a Guardiola

El Liverpool acaricia el pase a semifinales tras endosarle tres goles en la primera media hora a un City que ni tiró a puerta.


Al final va a ser verdad que el osado Jürgen Klopp tiene la criptonita contra el guardolismo. Después de haberle endosado al City su única derrota en la Premier, resulta que el Liverpool protagonizó la gran sorpresa en la ida de cuartos de la Liga de Campeones y se impuso por 3-0 tras un partido en el que los 'reds' superaron en orden, disciplina, agresividad, velocidad y pegada a su multimillonario adversario que no tiró ni a puerta. Un golpe durísimo para Guardiola, que soñaba este año con poder disputar la Champions. Aún queda la vuelta en el Etihad, donde el pasado septiembre el City le hizo una manita al Liverpool.

Impropio de un equipo de la calidad del Manchester City y de un técnico como el catalán lo que ocurrió en el inicio de la gran cita de Anfield. Los 'citizens' deberían estar en máxima alerta tras haber perdido ya por 4-3 el pasado enero en Anfield, pero comparecieron aturdidos, quizá por un ambiente extraordinario y en media hora fueron abatidos por los goles de Salah, que en la segunda mitad se retiró lesionado, Oxlade-Chamberlain y Mané.

Mientras los celestes trataban de tocar y de dormir el juego, sus rivales parecían aviones. Mucha más atención, decisión y ambición en un equipo que salió con todo, mientras que Guardiola colocó a Laporte en el lateral izquierdo y, lo más sorprendente, colocó al turco Gündogan pegado a la banda derecha. Una ubicación que desordenó a todo su equipo.

El primer gol llegó a los 12 minutos obra del egipcio Salah, un tesoro que en la segunda mitad se tuvo que retirar, y no parece que por una dolencia carácter leve. Robo tras un saque de esquina, balón largo a Firmino, que supera en velocidad a Laporte, falla la primera acción, pero en la segunda el 'pichichi' 'red' no perdona.

Cuando el City trataba de reaccionar, le cayó el segundo. Otro balón ganado por los de Anfield y la pelota le llega a Oxlade-Chamberlain, que desde fuera del área alza la cabeza y, sin oposición, suelta un latigazo que sorprende a Ederson. Y Milner que firmaba su séptima asistencia en esta Champions, más que nadie.

El tercero nació de nuevo por la pasividad de los visitantes, erráticos atrás y endebles como la mantequilla. Otra recuperación, internada de Salah y medido centro que cabecea Mané porque Fernandinho le pierde de vista. Ya con todo en contra, el City trató de reaccionar pero chocó con un adversario rocoso como un muro. Los de Manchester movieron el balón de lado a lado como si de balonmano se tratase, pero el fútbol es profundidad, llegada y remate.

Liverpool: Karius, Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Milner, Henderson, Oxlade-Chamberlain (Alberto Moreno, min. 85), Salah (Wijnaldum, min. 52), Mané y Firmino (Solanke, min. 71).

Manchester City: Ederson, Walker, Kompany, Otamendi, Laporte, Fernandinho, Silva, Gündogan (Sterling, min. 57), De bruyne, Sane y Gabriel Jesús.

Arbitro: Felix Brych (Alemania): Amonestó a De Bruyne, Otamendi y Sterling.

Goles: 1-0: min. 12, Salah. 2-0: min. 22: Oxlade-Chamberlain. 3-0: min. 31, Mané.

Incidencias: Partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en Anfield. Ambiente espectacular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lección magistral de Klopp a Guardiola