Hacia el podio, con mar en calma

Iago López, noveno en Río con un 49er montado contra reloj y sin plaza hasta un mes antes de los Juegos, pule ahora todos los detalles con el sueño del metal

Sailing Energy

El noveno puesto del gallego Iago López Marra (Portosín, 1990) y el cántabro Diego Botín (Santander, 1993) en Río 2016 fue en realidad una proeza. Aquel 49er se formó en enero del 2015 y ganó el Europeo del 2016, pero solo supo que su plaza en los Juegos era definitiva hasta dos meses antes, debido a una disputa deportiva y jurídica entre varios aspirantes. Llegaron agotados. La falta de experiencia y el estrés del conflicto por la plaza de España debilitaron sus opciones en Brasil. Más maduro, y con las enseñanzas del proceso anterior, Iago López admite con naturalidad su ambición de medalla en Tokio 2020. Aunque sabe todo lo que el barco debe cambiar respecto al ciclo olímpico anterior. Como si navegase lento hacia Japón, deseoso de afianzar cada paso. «Lo que sucedió antes de Río nos pilló por sorpresa. En año y pico nos vimos en los Juegos. Éramos la tripulación que llevaba menos días juntos. Ahora tenemos otra tranquilidad», resume López Marra.

NUEVO ENTRENADOR

Pepe Lis, preparador de Támara Echegoyen en Río, responsable de la clase

La Federación Española de Vela nombró al bueuense Pepe Lis entrenador del equipo preolímpico de 49er. El regatista gallego había contribuido a convertir el FX de Támara Echegoyen y Berta Betanzos en uno de los favoritos en Brasil. Y ahora vuelca su experiencia con los aspirantes españoles al 49er en Japón.

MICROCICLOS

«La gestión del tiempo y la energía es clave»

Lis aplica con López y Botín la receta que llevó a Echegoyen y Betanzos a ganar el Mundial de Clearwater 2016 y el cuarto puesto olímpico. «Solemos hacer concentraciones de ocho días y descansamos otros cinco, como otros equipos extranjeros. Funciona. Pepe es muy bueno en la gestión del tiempo y la energía, algo clave en este deporte. Se trata de acercarte sin rebasar la línea tan fina que separa la buena forma y las ganas de navegar del sobreentrenamiento, que te quema», razona el regatista de Portosín.

EL VÍDEO, UNA RUTINA MÁS

«El postentreno en tierra, la táctica y la estrategia son fundamentales»

«Nos centramos en que cada entrenamiento sea muy productivo. Enfocarlo con un objetivo y analizarlo luego. El postentreno en tierra con vídeos, la táctica y la estrategia son fundamentales», explica López Marra sobre otra rutina diaria clave con Lis.

TAREAS

Surf, yoga y pilates como parte del trabajo físico y mental

El ocio a veces suma también entrenamientos para el 49er de López. «Hay una parte física en el gimnasio y otra que hacemos con otros deportes. Diego es muy bueno en surf, que a mí también me encanta, y yo estoy enganchado al foiling [quillas que elevan los barcos varios palmos sobre el agua, como si volasen]. Aunque esos deportes sean de mar, desconectas, igual que con salidas en bici. Y como mi punto débil es la flexibilidad, hago yoga y pilates».

EQUIPO

Un meteorólogo, y completos

Además de los integrantes del equipo preolímpico español, López y Botín tienen otros colaboradores externos, como Gonzalo Redondo, ingeniero y propietario de la empresa D3 Applied Technologies, Health&Sport y Pepe Caamaño en la parte física, Quirón Salud como patrocinador y servicio médico y Alfredo Mella en la comunicación. Si pudiesen, incorporarían un meteorólogo náutico, para afinar estrategias. «Es una especialidad muy concreta. No se trata de leer un mapa de isobaras, sino de afinar el análisis en un campo de regatas de una milla cuadrada, vientos fríos, rachas estáticas...», matiza López.

EL MATERIAL

«A Río todos llevaron un barco nuevo y nosotros fuimos con uno de la federación gallega que tenía cuatro años»

Brasil brinda otra enseñanza al 49er del sonense en busca del material óptimo. «Es fundamental elegir con calma. Por ejemplo, a Río todos llevaron un barco nuevo y nosotros fuimos con uno de la federación gallega que tenía cuatro años», ilustra sobre la importancia de los pequeños detalles: casco, velas, cabos...

Rendimiento constante desde el primer día

Botín y López consiguieron éxitos desde el primer momento. En el 2015 ganaron la Copa Eurosaf Deltalloyd-Regatta Medemblik, y fuesen novenos en el Mundial de Buenos Aires y bronce en la regata preolímpica de Río. En el 2016 ya se colgaron el oro en el Europeo, subieron al podio en el Trofeo Princesa en Palma, ganaron la Copa del Mundo de Miami y revalidaron el título de la Copa Eurosaf. En el 2017 se apuntaron otros tres podios de prestigio, con la victoria en Hyeres, la plata en Palma y el bronce en Miami, además del octavo lugar en el Mundial. Tras una fractura en el codo de Botín, este 2018 empezó con una victoria en Florida y otra plata en la Copa del Mundo de Miami, un entorno talismán para ellos. Ahora afrontan el Trofeo Princesa Sofía en Palma, uno de los eventos más prestigiosos de Europa. «Lo más importante es la mejoría del barco, pero los resultados nos dan un plus de motivación», cierra López.

El Mundial de Aarhus, primera opción para clasificar a España para Japón

«Clasificarse y llegar bien a Tokio es lo más importante. Casi más que las victorias que pudiésemos conseguir por el camino, conviene llegar justo allí en buenas condiciones». Con la experiencia del ajetreo anterior a su viaje a los Juegos de Río, Iago López insiste en la tranquilidad previa a una cita olímpica como clave del entrenamiento invisible.

El primer paso hacia Tokio pasa por la clasificación del 49er español. El regatista gallego quiere hacerlo en este mismo 2018, en el Mundial de Aarhus (Dinamarca) de agosto, que reparte ocho de las 18 plazas para Japón.

El resto del proceso es una incógnita. La Federación Española de Vela (RFEV) aún no oficializó los criterios de selección del barco español, al que también optan los hermanos Federico y Arturo Alonso, «que están en muy buena forma», reconoce López Marra. Los Mundiales de diciembre del 2019 en Nueva Zelanda y de principios del 2020 deberían concluir el proceso.

Todos quieren pautas muy claras para que un conflicto no desgaste a nadie. «Llegamos reventados a Río a nivel mental por las discrepancias, el papeleo, los abogados... Era junio y todavía no teníamos el material elegido, ni el barco allí... Nuestro ejemplo sería lo bien que hicieron también todo eso Támara y Berta», razona el regatista gallego.

Los hermanos Alonso, con los que ya disputaron el billete a Río, son de nuevo los posibles rivales de Botín y López por la plaza, pero también sus compañeros de concentraciones previas en Santander. Todos entrenados por Pepe Lis. «Estar juntos nos hace rendir más a unos y otros. A día de hoy estamos entrenando muy bien juntos», dice el gallego.

160 kilos suman entre López y Botín (82 el gallego y 78 el cántabro), un peso que apenas ajustan por las condiciones del viento. En el Mundial de Oporto 2017, como la previsión era de poco viento, adelgazaron un par de kilos. Cuando se formó este 49er, rendían más en días de mucho viento. «Seguimos prefiriendo esas condiciones, pero ahora creo que podemos hacerlo bien con cualquiera», indica el sonense. Los neozelandeses Peter Burling y Blair Tuke, campeones del Mundo del 2013 al 2016 y vigentes campeones olímpicos, iniciaron este ciclo como indiscutibles rivales a batir para toda la flota. «Lo nuestro es ir puliendo nuestro margen de mejora», concluye López Marra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Hacia el podio, con mar en calma