El buen termómetro de Messi

Pedro José Barreiros Pereira
Pedro Barreiros A CORUÑA

DEPORTES

Messi se entrenó ayer en la ciudad deportiva del Madrid, en Valdebebas
Messi se entrenó ayer en la ciudad deportiva del Madrid, en Valdebebas Víctor Lerena

La selección evaluará mañana sus fuerzas y potencial frente a Argentina, otra favorita al título en el Mundial

26 mar 2018 . Actualizado a las 08:42 h.

¿Se pueden volver a emocionar los aficionados con su selección? Quizá esta sea la primera pregunta que el amistoso de mañana (21.30 horas, Telecinco) entre España y la Argentina de Messi en Madrid tratará de resolver. Tras divertir de lo lindo, más que convencer completamente, frente a Alemania el viernes, Lopetegui y sus jugadores aspiran a zanjar debates en la última de las pruebas señaladas para que el seleccionador siga perfilando detalles de cara al Mundial de Rusia.

Con el fiasco del torneo del 2014 todavía en el ánimo colectivo, la llegada de Lopetegui, quien parece conjugar el guante de seda de Del Bosque con un moderno halo táctico y el mismo gusto por el fútbol de posesión, no ha dejado de dar espaldarazos al resurgir del equipo, pese a la búsqueda inconclusa de un goleador fiable. La brillante clasificación y hasta el buen rumbo de los amistosos invitan al optimismo entre los aficionados, que han recuperado la confianza en este grupo basado en tres espléndidas generaciones de futbolistas, la que disfrutó en primera persona del éxito festejado en Sudáfrica (Reina, Piqué, Ramos, Busquets, Iniesta y Silva), la que tomó el relevo inmediatamente después (Jordi Alba, Azpilicueta, De Gea, o Diego Costa) y los nuevos, con el sello exitoso de las categorías inferiores (Thiago, Saúl, Isco, Asensio o Rodrigo).

La conjunción entre unos y otros, su afán por sacar brillo a un espléndido grupo de futbolistas y defender la competitividad de un estilo de juego que ha encontrado mil imitadores, pero ninguno como el original español, marcarán el éxito o el fracaso de España. Esta, tras empatar frente a la vigente campeona del mundo en suelo alemán, encara otro extraordinario desafío en su duelo de mañana contra Argentina. «Es el actual subcampeón del mundo y un equipo plagado de estrellas. Ahora vamos a analizar el partido ante Alemania para ver en qué podemos progresar de cara al partido del martes, que va a ser igual de difícil, que este», explicó el seleccionador, que liberó del compromiso a David Silva para que atendiera asuntos personales.