Y, por fin, las carreras

Mercedes ha impresionado en el número de kilómetros realizado y con un gran ritmo


Llegó la hora de la verdad, el primer GP de la temporada y, como suele ser desde hace más de dos décadas, comienza en el circuito de Albert Park en Melbourne en Australia. Un circuito semiurbano donde incluso con el DRS es complicado adelantar, por ello la FIA introducirá una tercera zona para, de esa forma, permitir al coche perseguidor acercarse más antes de llegar a las típicas zonas de siempre: las dos primeras rectas.

Tras un invierno donde Mercedes ha impresionado en el número de kilómetros realizado y con un gran ritmo, se estima que está un paso por delante de Ferrari y Red Bull, aunque esta primera cita no suele ser un indicativo de lo que podemos esperar este año. Espero equivocarme y que tengamos un mundial más apretado que en los últimos años donde, a excepción del último, donde Ferrari realmente tuvo opciones de ganar, Mercedes ha dominado con mano de hierro.

En el grupo perseguidor estarán los dos españoles. A priori, no parece que puedan luchar por el mundial, pero si las soluciones tras los test funcionan, podrían dar más de un susto a los supuestos equipos más fuertes. Ahora ya todos los equipos van a poner la carne en el asador y en la primera qualifying veremos la velocidad pura de los coches. Fernando Alonso tiene la oportunidad de volver a subir al podio y, si consigue tener fiabilidad, seguro que nos regalará carreras muy divertidas a todos los aficionados. Carlos Sainz por su parte tiene el reto de superar a la eterna promesa Nico Hülkenberg. De conseguirlo, sería considerado un piloto top en el mundial, por lo que es una gran oportunidad para él.

Además de Renault y McLaren, veo muy fuertes a Haas, con un monoplaza muy parecido al Ferrari del año pasado. Han tenido unos test muy consistentes y con muy buenos ritmos. Sauber mejorará con Alfa Romeo, que no deja de ser el mismo motor que Haas, y con la promesa Charles Leclerc, el joven piloto francés campeón de la GP3 y F2 en su debut. Su primer desafío será derrotar a su ya experimentado compañero Ericsson.

Es la temporada del halo. Ha sido un quebradero de cabeza para ingenieros por el alto peso del dispositivo, estéticamente es horrible y en mi opinión no se ha explorado realmente la alternativa de la cúpula, algo que han probado en la Indycar con bastante éxito... El halo molesta a la hora de ver para el piloto, aunque tras unas vueltas es algo a lo que te acabas acostumbrando. En categorías inferiores también será una novedad este año. McLaren de momento ya le ha sacado algo de provecho consiguiendo una marca de chancletas como patrocinador.

Más de 1.400 millones de personas, pendientes de Liberty Media

Pablo Gómez

La guerra por los derechos televisivos se traslada también a la Fórmula 1

El Gran Circo es también el gran pastel y su glamur se traduce en dinero contante y sonantes desde que los motores arrancaron por primera vez en 1950. Lo tiene claro Liberty Media desde 1996, cuando decidió pagar 3.930 millones de euros por el Formula One Group.

A partir de entonces, se inició una nueva era, la de la experiencia integral de la categoría reina del automovilismo a través de los medios de comunicación de masas, en el formato que fuere. La audiencia de la fórmula 1 crece cada año y el pasado registró en los veinte primeros mercados un acumulado de 1.400 millones de personas (principalmente de Alemania, Brasil, Italia y Gran Bretaña), con 603 millones de visualizaciones (en directo y en diferido) y más de 352 millones de espectadores únicos; 11,9 millones de seguidores en las redes sociales. Es decir, el evento deportivo más seguido del mundo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Y, por fin, las carreras