Con el mismo que frente al Atletico

El Barça recibe al Chelsea con la duda de Iniesta y tratando de no especular con el 1-1 de la ida


El Barça se juega su continuidad en la Liga de Campeones en un partido de vuelta de los octavos de final ante el Chelsea que afronta con la mínima ventaja que le concede el 1-1 de la ida en Stamford Bridge gracias al gol de Messi. Una renta que frente a un rival que tiene como principales virtudes la defensa férrea y el contragolpe obliga a tomar como modelo el reciente Barça-Atlético, por las características similares de los planteamientos de Antonio Conte y Simeone.

Aquel día, la escuadra de Valverde supo leer el partido. No se conformó con un valioso empate y salió a por el partido, pero minimizando los riesgos en las pérdidas y apretando arriba para impedir la gestación de las contras desde la raíz. Y tras el 1-0 de Messi mostró solidaridad defensiva para mantener el resultado cuando el Atlético apretó. Se intuye un escenario parecido.

 

Iniesta es la principal duda para Valverde, quien no podrá contar con los lesionados Semedo y Denis Suárez. Tampoco puede jugar Coutinho al haber disputado la fase de grupos con el Liverpool antes de aterrizar en enero. Iniesta sufrió una lesión muscular hace 10 días ante el Atlético que prácticamente le descartaba, pero no hubo rotura y está dispuesto a arriesgar tras trabajar los dos últimos con el grupo.

Si juega Iniesta quedará una plaza en el once que se disputarán Dembélé, en un improbable 4-3-3, o Paulinho y André Gomes, en un 4-4-2 más posible porque al Barça no le urge atacar a pecho descubierto. Y si el manchego es baja podrían entrar los dos interiores en el equipo inicial. En ese caso, el foco se centraría en André Gomes, silbado en el Camp Nou y atormentado en un «infierno» víctima de su autoexigencia. «Sus palabras son un acto de valentía, en el fútbol cuesta confesar una debilidad, pero está preparado para jugar, a ver si va a ser el día en el que va a mostrar todas sus cualidades y nos las vamos a perder», relativizó ayer Valverde. Vuelve Messi tras su tercera paternidad y con ganas de dedicar un gol a Ciro, su tercer y recién nacido hijo.

El Chelsea tiene las bajas por lesión de David Luiz y Barkley, que no contaban ya para Conté, y dos dudas de dos jugadores que sí podrían salir de inicio: Bakayoko y el gigantesco central Rüdiger. El técnico italiano juega al despiste sobre la posibilidad de arrancar con un delantero centro como Giroud o Morata, o con tres balas como Willian, Pedro y Hazard. Vuelven Pedro y Cesc Fàbregas al Camp Nou, con buen recibimiento seguro al canario, clave en varios títulos de esta década, y división de opiniones sobre el catalán, cuyas intrigas de vestuario no pasaron desapercibidas a la opinión pública en sus tres temporadas en el club. Además, otros españoles como Azpilicueta, Marcos Alonso y el propio Morata querrán reivindicarse ante el seleccionador, Julen Lopetegui, presente en el palco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Con el mismo que frente al Atletico